Bélgica aprobó este jueves la extradición a Francia de Salah Abdeslam, el sospechoso clave de los atentado del 13 de noviembre en París, que está dispuesto a "colaborar" con las autoridades francesas.

"Salah Abdeslam declaró que estaba de acuerdo con ser extraditado a Francia, por lo que un magistrado tomó formalmente su declaración. (...) El traslado es posible", indicó la fiscalía en un comunicado.

"Las autoridades belgas y francesas decidirán las modalidades de esta entrega", añadió la fiscalía. El plazo legal para proceder al traslado es de diez días.

Uno de sus abogados, Cedric Moisse, dijo que Abdeslam "dio su consentimiento a la ejecución" del mandato de detención europeo emitido por Francia.

En la prisión de Brujas, adonde fue a escucharlo el fiscal federal, Abdeslam "respondió tranquilamente a la pregunta" sobre su extradición.

Por la mañana Moisse confirmó que Abdeslam "desea colaborar con las autoridades francesas".

"Lo que quiere que se sepa, es que desea colaborar con las autoridades francesas, son sus palabras y son las palabras que quería que se escucharan", agregó.

Abdeslam, el hombre más buscado de Europa desde los atentados de París, fue detenido el 18 de marzo en una operación presentada como un éxito de las autoridades belgas en la lucha antiterrorista, pocos días antes de los atentados en el aeropuerto de Bruselas y en una estación de metro de la capital belga que dejaron 32 muertos y centenares de heridos.

La policía francesa y belga perdieron el rastro de Abdeslam un día después de los ataques de París. Durante cuatro meses Abdeslam, cuyo hermano Brahim se hizo estallar en las calles de París, se escondió en Bruselas.

La fiscalía federal aseguró a la AFP que no se opondría a su extradición, a pesar de que los investigadores belgas están interesados en la conexión de este francés de 26 años con los atentados de Bruselas del 22 de marzo. 

Papel central

Salah Abdeslam está en el centro de la red que cometió los atentados de París y luego de Bruselas. 

Según el fiscal de París, François Molins, tuvo "un papel central en la formación de los comandos del 13 de noviembre" participando "en la llegada de cierta cantidad de terroristas a Europa" y en "la preparación logística de estos atentados".

Según Molins, en sus primeras declaraciones a los investigadores, Abdeslam minimizó su papel. También dijo que "quería hacerse estallar en el Estadio de Francia" antes de cambiar de opinión.

Los investigadores creen que iba a cometer un atentado en el distrito 18 de París que nunca se produjo pero que aparece mencionado en la reivindicación del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

PUB/FHA