La idea de llamar a un nuevo referéndum para permitir que el presidente Evo Morales se postule a un cuarto mandato, comenzó a germinar en Bolivia, luego de que el mandatario advirtiera este martes que "en el segundo tiempo veremos quién es quién".

Morales, en el poder desde 2006, fue derrotado en el referéndum de febrero pasado con 51,3% contra 48,7% en su propuesta de modificar constitución para postularse a un cuarto mandato consecutivo, para el período 2020-2025.

Sin embargo, el gobernante dijo en un acto público de entrega de obras en Sucre (sudeste) que "como todos dicen es el primer tiempo, ahora viene el segundo tiempo, en el segundo tiempo (...) veremos quién es quién".

La idea fue respaldada de inmediato por el diputado oficialista Javier Zabaleta: "mi posición personal es que ameritaría un nuevo referendo en 2017". Según el parlamentario, el pasado referendo fue contaminado por una "campaña maliciosa" contra Morales.

Semanas antes de la consulta, un periodista reveló la existencia de un hijo de Morales con una joven ejecutiva de la firma china CAMC, que se adjudicó millonarios contratos con el Estado. El hecho desencadenó una ofensiva mediática contra Morales, lo que algunos alegan que le costó perder el referéndum. La semana pasada el periodista dijo que el hijo de Evo no existía, poco después de un fallo judicial en el mismo sentido.

Eliseo Zeballos, dirigente de las federaciones de cocaleros del Trópico, del cual Morales es todavía presidente, dijo que el sector "recolectará firmas para un nuevo referéndum".

"Han engañado al pueblo y lo han utilizado. Después de toda esa falsedad nos corresponde defender al único líder que es Evo Morales", señaló.

La Constitución señala que una reforma parcial "podrá iniciarse por iniciativa popular, con la firma de al menos el veinte por ciento del electorado", alrededor de 1,2 millones de ciudadanos.

El senador oficialista, René Joaquino, explicó que "no hay una limitación constitucional" sobre el número de consultas acerca de un mismo tema. Sin embargo, el expresidente Jorge 'Tuto' Quiroga, discrepó: "no puede haber un referéndum sobre el mismo tema, ellos lo saben".

El líder del sindicato nacional de campesinos (CSUTCB), Feliciano Vegamonte, cercano a Morales, matizó sin embargo que el procedimiento no está definido. "Tenemos que hacer aún varias reuniones para evaluar de manera profunda para no tener errores, pero están en su derecho quienes hacen la recolección de firmas".

Según el abogado constitucionalista René Moruchi, "los referéndums tienen carácter obligatorio y vinculante y, al tener ese caracter, por un período constitucional no se puede volver a hacer la misma consulta".

La consulta de febrero fue la primera derrota que sufrió Morales desde que llegó al poder en 2006, tras arrollar en las urnas a la derecha con el 54% de los votos. Revalidó el cargo para el período 2010-2015 con el 64% y para la gestión 2015-2020 con el 61%.

PUB/CM