La Policía brasileña confirmó hoy que detuvo en Río de Janeiro a otra persona por sospechas de simpatías con grupos terroristas, cuando falta casi una semana para la inauguración de los Juegos Olímpicos.

La detención sigue a otras doce realizadas hace diez días en el marco de investigaciones sobre la supuesta actividad de terroristas que pudieran planificar atentados durante el mayor evento deportivo del planeta, que será inaugurado en Río de Janeiro el próximo 5 de agosto.

Según las autoridades, el sospechoso fue identificado como Chaer Kalaoun, brasileño de 28 años, descendiente de libaneses y de religión musulmana, a quien se le atribuye haber escrito mensajes en las redes sociales en que los que manifestó alguna simpatía con grupos terroristas.

El abogado del detenido, Edison Ferreira, negó tajantemente esas sospechas y aseguró que no existe ninguna acusación formal contra su cliente. "Solo son investigaciones preliminares", dijo Ferreira a medios locales.

Ferreira insistió en la inocencia de Kalaoun, a quien defiende también en una causa abierta en 2014, por porte ilegal de un arma.

La semana pasada, el Ministerio de Justicia de Brasil informó de la detención de doce personas, todos brasileños, que supuestamente formaban lo que fue calificado como "célula" terrorista "aficionada" y "desorganizada".

Según las autoridades, esas personas intercambiaban mensajes en las redes sociales en los que exaltaban al Estado Islámico (EI) e incluso buscaban adquirir armas a través de vendedores clandestinos que operan en Paraguay.

Esta semana, la Policía Federal confirmó también que investiga la actividad de un grupo similar, denunciado en un reportaje exhibido por el canal de televisión Globo.

Ese grupo estaría formado por quince personas, también todos de nacionalidad brasileña, que en mensajes difundidos por internet alentaban la actividad de grupos yihadistas.

PUB/NL