La policía brasileña arrestó hoy  a 10 personas que planificaban ataques terroristas durante los Juegos Olímpicos que comienzan el 5 de agosto en Rio de Janeiro, informó el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes.

Expertos señalan que si bien Brasil no tiene antecedentes de ataques terroristas, no se ha involucrado en guerras y está a mucha distancia de centros yihadistas como Siria, el hecho de ser anfitrión del evento más observado del mundo lo coloca de todos modos en la mira.

Guido Larson, analista político, experto en Terrorismo y Conflicto Internacional y Profesor de la Universidad del Desarrollo, nos da su visión sobre el tema en entrevista para Publimetro.


1.¿Qué  posibilidad  hay de surgimiento de grupos inspirados en el EI?

La posibilidad es real y de hecho ya se concretó con la supuesta aparición del grupo Ansar al-Khilafah quienes juran lealtad al líder de Isis y quienes dicen tener presencia en Brasil. Esto es algo inusual en el contexto del desarrollo de estas organizaciones, fundamentalmente porque hay evidencia documentada de que a Isis no le interesa realmente Sudamérica y porque sus objetivos políticos se circunscriben a regiones que estuvieron en el pasado bajo dominio musulmán.

Sudamérica nunca estuvo bajo dominio musulmán por lo que es algo que cae fuera de la norma. Por lo mismo, la relación con Brasil no es estratégica, sino táctica. Buscan aprovechar la instancia de los Juegos Olímpicos para generar un temor generalizado y eventualmente atentar contra blancos asociados a los enemigos declarados de Isis.

2- ¿Qué  posibilidad  hay de que emerjan "lobos solitarios" como se está dando en Europa?

Para que un lobo solitario emerja en un contexto social deben darse ciertas condiciones, la más importante de ellas es que esa persona se someta a procesos de radicalización. Esto ocurre a partir de fuerzas exógenas (por ejemplo, presencia de instituciones con un discurso radical, o de individuos que tengan una mirada ideológica extrema), o bien por condiciones estructurales ligadas al desamparo, la alienación o la marginación.

En Latinoamérica se dan condiciones de desamparo y alienación, pero no canalizan en discursos de extremismo religioso yihadista (de acuerdo a las estadísticas oficiales, en Brasil hay unos 35.000 musulmanes, lo que representa menos del 0.1% de la población). Consecuentemente, es poco probable que aparezcan lobos solitarios a la manera en que se da en Europa.

3- ¿Está preparado Brasil para un atentado?

La preparación dependerá del tipo de atentado y de los protocolos preestablecidos por las agencias de seguridad. Por definición, ningun país está cien por ciento preparado para un atentado, porque eso implicaría que no habría atentados. Pero dado que éstos ocurren, eso significa que siempre habrá vacíos y problemas en la inteligencia y el combate al terrorismo.

En general, Brasil no ha tenido una amenaza sistemática ligada al terrorismo, y sus fuerzas de seguridad se encuentran más bien entrenadas para enfrentar el crimen organizado o grupos de narcotráfico. Pero estos fenómenos son distintos a la amenaza terrorista, por lo que pienso que su preparación es menor en comparación con otras sociedades (la europea o la norteamericana), pero mayor que otros países de Latinoamérica debido a que sus fuerzas especiales ya enfrentan amenazas altamente violentas.

4. Se trata de la primera adhesión de un grupo extremista de Sudamérica al Estado Islámico ¿Estamos resguardados en América Latina ante posibles atentados?

Latinoamérica ha tenido una larga historia de terrorismo, fundamentalmente en los 70s y 80s. Por ende, ha habido sociedades latinoamericanas que han ganado experiencia en el combate y enfrentamiento al terrorismo.

Adicionalmente a eso, atentados de alta visibilidad como fue, por ejemplo, el atentado al edificio de la Amia en Argentina, cambian los protocolos de seguridad e incrementa el resguardo. Sin embargo, hay problemas tanto desde el punto de vista legislativo, de los recursos y de la comprensión de fenómenos distintivos como es el terrorismo religioso. Considerando que no ha habido atentados de esta naturaleza, es plausible decir que el resguardo es menor que en otros lados, aunque, al mismo tiempo, la amenaza misma es muy poco probable que se concretice.

5. ¿Podrías vaticinar dónde sería el próximo atentado?

Estadísticamente, los países más afectados por el terrorismo de Isis son Siria e Irak. Por lo que, sin ninguna duda, uno puede poner a esos países encabezando la lista de actores con probabilidad de ser atacados. El problema es que nadie realmente presta mucha atención a aquello, por lo que ya la misma pregunta presupone pensar en un atentado en sociedades occidentales. Si uno descarta la zona de Medio y Lejano Oriente, los cuatro países con mayor probabilidad de ser atacados se encuentran en Europa: Francia, Bélgica, Alemania y eventualmente España en ese orden.

 

PUB/IAM