Decenas de miles de personas salieron este jueves a la calle en 21 estados brasileños para denunciar una tentativa de "golpe de Estado" contra la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, amenazada por un proceso de destitución en el Congreso.

Los manifestantes también defendían al ex mandatario Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), investigado por presunta corrupción en el marco del caso Petrobras.

Las principales manifestaciones se dieron en Brasilia y Sao Paulo.

En la capital, unas 50.000 personas (el doble según los organizadores) salieron desde el estadio Mané Garrincha hacia la plaza de los Tres Poderes, con globos y banderas de la Central Única de Trabajadores (CUT) y de diversos grupos sociales.

Las pancartas denunciaban "las mentiras de los medios" y una campaña "de odio", constató una periodista de la AFP.

"Todo este movimiento por el impeachment está generando odio entre los brasileños. Siempre fuimos alegres y cariñosos. Además de defender la democracia, estamos acá para defender el amor", afirmó Celina Nascimento, una profesora de 48 años.

En Sao Paulo, centro económico y financiero del país, había unos 50.000 manifestantes, según los organizadores.

Marco Aurelio Claro, un camionero de 44 años, contó que siempre fue un simpatizante del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y Rousseff, pero que solo este año sintió "la necesidad" de pedir su carta de afiliación, "por todo lo que está pasando".

"La democracia lleva poco tiempo en Brasil y ahora que se estaba consolidando, la quieren romper. La economía está parada desde hace un año a causa de los lamentos de quienes perdieron las elecciones" de 2014, cuando Rousseff fue reelecta, dijo Claro, que estaba en la protesta junto a su hijo pequeño.

El chofer también dijo que considera "más que justo" que el Supremo Tribunal Federal (STF) conserve por el momento las investigaciones sobre Lula, en lugar de restituirlas al juez Sergio Moro, a cargo del caso Petrobras.

"Moro es un juez tendencioso (...) Hay gente en Brasil involucrada en casos mucho peores y al mejor presidente que ha tenido el país lo están persiguiendo" por un supuesto tríplex que habría ocultado a la justicia", declaró.

En Rio de Janeiro, entre 5.000 y 10.000 personas, según una estimación de un periodista de la AFP, se habían concentrado al caer la tarde en la plaza Largo da Carioca, en el centro de negocios de la ciudad.

Felipe Canedo, un crítico de cine, de 27 años, lamentó que la mayor parte de los manifestantes diese señales de adhesión al PT.

"Esta manifestación es muy petista. Pero me parece importante estar acá, porque estoy contra el impeachment", declaró.

PUB/SVM