Lo que comenzó como un caso más de "payasos asesinos", la moda que causa terror en Estados Unidos, terminó en un tiroteo