El presidente egipcio, Abdel Fata al Sisi, reafirmó contundentemente que en este momento de la investigación "todas las hipótesis son posibles" y que no se privilegia ninguna.

El vuelo MS804 se estrelló en el Mediterráneo en la madrugada del jueves con 66 personas a bordo, entre ellas 30 egipcios y 15 franceses, tras haber desaparecido repentinamente de los radares.

Los barcos y aviones de las Fuerzas Armadas egipcias y francesas rastreaban por tercer día consecutivo el mar entre la isla de Creta y la costa norte de Egipto, intentado localizar la carlinga del Airbus A320 y sus dos registradores de vuelo o cajas negras.

El viernes, las Fuerzas Armadas egipcias rescataron del agua los primeros restos del aparato, un miembro humano y efectos personales de los pasajeros y publicaron el sábado algunas fotografías en las que se ven una mochila rosa infantil, adornada con mariposas, un pedazo de la carlinga completamente destrozado, revestimientos rasgados de los asientos y un chaleco salvavidas intacto pero desplegado. Un niño y dos bebés figuran entre las víctimas.

"Desde entonces, se han rescatado del agua algunos restos pero ningún cuerpo", aseguró a la AFP este domingo un responsable del Ministerio de Aviación Civil que pidió el anonimato.

Sin embargo, aún no se han encontrado las cajas negras, que sólo emiten señales bajo el agua entre 4 y 5 semanas antes de que se agoten sus baterías.

Hasta el viernes, el Gobierno egipcio, pero también la gran mayoría de los expertos consultados por los medios, se inclinaban por la tesis del atentado, seis meses después de la explosión de una bomba a bordo de un avión de turistas rusos que despegó de una estación balnearia egipcia. Este atentado, saldado con la muerte de los 224 ocupantes del aparato, fue reivindicado poco después por la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

- Ninguna reivindicación -

Más de tres días después del drama del vuelo entre París y El Cairo, no ha habido ninguna reivindicación.

Un mensaje de audio del portavoz del EI, difundido el sábado, no mencionaba la tragedia. Al Furqan, el medio del EI que lo ha retransmitido, no publica reivindicaciones de atentados, que por lo general se realizan a través de las cuentas Twitter o Telegram de los principales propagandistas del EI.

Pero lo que ha reavivado la tesis del accidente técnico es la revelación el sábado de que el sistema automatizado del aparato emitió, durante unos tres minutos, alertas que indicaban humo, sobre todo en la parte delantera del avión, y fallos en los sistemas electrónicos de los comandos de vuelo. Aunque nada excluye, según los especialistas, que el humo sea consecuencia de un incendio voluntario.

La hipótesis de la explosión de una bomba, aunque aún es teóricamente válida, ha perdido terreno.

"Aún es muy pronto para interpretar y comprender las causas del accidente mientras no hayamos encontrado ni los restos ni las cajas negras", repitió el sábado en París el portavoz de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA), que envió a Egipto tres investigadores y un experto de Airbus.

 

PUB/IAM