La Armada Invencible, Waterloo, Trafalgar, la Batalla de Inglaterra, Churchill... Todos aparecieron en el discurso que el primer ministro pronunció en el Museo Británico de Londres. Tras haberse centrado hasta ahora en los perjuicios económicos de salir de la UE, Cameron quiso "exponer los grandes argumentos patrióticos para seguir" en la UE.

"La UE ha contribuido a reconciliar a países que se destruyeron durante décadas", recordó Cameron. "¿Podemos estar seguros de que la paz y la estabilidad de nuestro continente están garantizadas hoy más allá de toda duda? ¿Vale la pena el riesgo? Yo nunca sería tan temerario como para darlo por sentado", avisó.

"Lo que ocurre en nuestro vecindario importa en el Reino Unido. Era verdad en 1914, 1940 y en 1989. Y podrían añadirle 1588, 1704 y 1815... Y si las cosas van mal en Europa, no hagamos ver que somos inmunes a las consecuencias", dijo Cameron en un discurso en Londres.

"Las hileras de lápidas blancas en los cementerios de la Commonwealth son el testimonio silencioso del precio que este país ha tenido que pagar para restaurar la paz y el orden en Europa", aseguró.

"El aislacionismo nunca le fue bien a este país. Cuando damos la espalda a Europa, tarde o temprano lo lamentamos. Siempre tuvimos que volver y siempre a un coste mayor", aseguró.

El salto en los argumentos de Cameron coincide con la insistencia de los sondeos en presentar un empate entre los partidarios de irse y de quedarse en la UE en el referéndum del 23 de junio, pese a las intervenciones del presidente estadounidense Barack Obama y de otros mandatarios defendiendo al bloque europeo y los informes del Tesoro o el Banco de Inglaterra presentando los riesgos económicos de una salida.

 

PUB/IAM