"Explicaré que Gran Bretaña dejará la UE, pero que quiero que el proceso sea los más constructivo posible y espero que el resultado sea lo más constructivo posible", dijo Cameron.

Cameron también abogó por establecer con el bloque europeo para el futuro "una relación lo más cercana posible en términos de comercio y de cooperación en materia de seguridad".

"No es porque estamos saliendo de la UE que damos la espalda a Europa, esos países son vecinos, amigos, aliados y socios", agregó el primer ministro que hizo campaña para que el Reino Unido permaneciera en la UE.

La UE espera que el gobierno británico invoque lo "antes posible" al artículo 50 del tratado europeo que da un plazo de dos años para negociar la ruptura.

Cameron dijo que no daría este paso y que la tarea de negociar la salida de Gran Bretaña recaería en su sucesor, que recién llegará al 10 Downing Street en septiembre.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, propondrá a los jefes de Estado y de gobierno de la UE celebrar una segunda cumbre a 27 en septiembre, probablemente en Bratislava, para hablar del futuro del proyecto europeo tras la salida del Reino Unido del bloque comunitario.

Tusk anunció la convocatoria a su llegada a la reunión, al tiempo que recalcó que "Europa está lista para empezar el proceso de divorcio incluso hoy", aunque reconoció que lo hará "sin entusiasmo".

 

PUB/IAM