La Corte Suprema de Canadá dictaminó que los actos sexuales con un animal de compañía son legales, siempre y cuando el animal no sea penetrado o no sufre cualquier tipo de lesión.

Lo anterior a raíz del caso de un hombre que había sido condenado por abusar sexualmente de dos de sus hijas, intentando además que su mascota participara de los hechos.

Un tribunal de primera instancia encontró culpable al acusado, por el delito de abuso de su mascota, tras haber obtenido gratificación sexual con la participación del can en el ilícito, consigna el periodico Daily Mail.

Sin embargo, la Corte de Apelaciones de ese país, revirtió el falló y retiró el cargo enfrentado por el hombre identificado con las iniciales D.L.W.

Cabe mencionar que de acuerdo con medios canadienses especializados en Derecho, el fallo de la Corte Suprema se apegó a derecho, considerando que existe una ley que data de 1861 en la que se establece que para condenar a una persona de abusos contra animales, necesariamente debe haber penetración.

Pese a ello, organizaciones de derecho animal impugnaron la decisión de la Corte de Apelaciones ante el Tribunal Supremo, apelando a que el parlamento canadiense no ha actualizado la legislación penal en materia de delitos sexuales.

No obstante la Corte Suprema resolvió a favor del hombre, afirmando que el rol del tribunal no es definir nuevos delitos, sino que ello corresponde al parlamento.

PUB/NL