Las autoridades canadienses emitieron el martes un aviso de evacuación obligatoria de toda la ciudad de Fort McMurray, en el norte de la provincia de Alberta, a causa de un importante incendio forestal, atizado por los vientos, que se cobraban las primeras viviendas.

A causa del rápido avance del incendio, se declaró la evacuación obligatoria total de la ciudad, de unos 100.000 habitantes.

"Toda la ciudad está bajo la orden de evacuación obligatoria" anunciaron en la noche del martes los servicios de emergencia.

La alcaldesa de la ciudad, Melissa Blake, pidió a sus administrados la evacuación con lo justo y necesario. Blake en su cuenta de Twitter pidió a la población que mantenga la calma.

"Fuimos informados de que no debemos lamentar ningún herido ni ninguna víctima" fatal, dijo la primera ministra de Alberta, Rachel Notley, en conferencia de prensa televisada.

En imágenes de televisión se podían ver largas filas de vehículos que se dirigían al norte por la autopista principal de la ciudad en medio de las llamas. La Policía cerró esa vía principal en dirección al sur.

Los habitantes de la ciudad fueron convocados a dirigirse de urgencia a un refugio situado a unos 20 km, indicó la municipalidad de Buffalo, un de los barrios de este ciudad del norte de la provincia petrolera de Alberta.

"En total, nueve aviones lanza-agua y decenas de helicópteros, además de centenares de bomberos" combaten las llamas y otros se sumarán, dijo Bruce Mayer, vice-ministro de Agricultura, a cargo de los bosques.

 

PUB/IAM