"Nuestra visión (...) debe respetar totalmente los derechos de la persona al tiempo que alentar a que se compartan las responsabilidades", declaró la ministra en un discurso pronunciado en Nueva York en el marco de una sesión extraordinaria de la Asamblea General de Naciones Unidas dedicada a la lucha global contra las drogas.

"Con ese objetivo, en la primavera de 2017 vamos a presentar un proyecto de ley para impedir que la marihuana caiga en manos de los niños y que los beneficios caigan en manos de los criminales", subrayó.

El anuncio se inscribe en los lineamientos trazados a inicios de diciembre por Trudeau en su discurso de política general, en el que había asegurado que Canadá aprobaría leyes "que legalizarán y reglamentarán el consumo de marihuana y limitarán el acceso a esa sustancia", con las que Canadá se convertiría en el primer país del G7 en hacerlo.

Un sondeo del instituto Angus Reid, publicado el miércoles, indica que algo más de dos canadienses de cada tres (68%), aprueban la legalización del cannabis y prácticamente otro tanto (64%) estima que esta medida "hará más bien que mal".

 

PUB/IAM