Si algo le faltaban a las elecciones por la presidencia peruana, que se llevarán a cabo este 10 de abril, era esto. Con un candidato en cuestión por plagio y ahora por pasar dinero a electores (Acuña), una candidata hija de un expresidente detenido y cuestionado por abusos a los derechos humanos durante los noventa (Fujimori), ahora es la candidatura de uno de los favoritos, Julio Guzmán, la que pende de un hilo.

El jurado electoral peruano confirmó el martes que la agrupación Todos por el Perú, que lleva a la presidencia a Julio Guzmán, modificó irregularmente sus estatutos para designar a sus candidatos a las elecciones del 10 de abril, complicando su permanencia en la contienda.

En su resolución el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) aseguró que "esta decisión (...) es independiente de la inscripción de la fórmula presidencial", en trámite ante los Jurados Electorales Especiales, quienes tienen la última palabra en este tema.

El Registro de Organizaciones Políticas (ROP) rechazó en octubre de 2015 la modificación de estatutos de Todos por el Perú, al considerar que no se ajustaba a ley. Por ello, cualquier decisión tomada por el partido en base a esos cambios, entre ellas la designación de Guzmán como candidato, carece de validez.

El partido había apelado y aseguró que había subsanado las observaciones.

Guzmán había adelantado a la AFP que presentaría para que el JNE revise su decisión, y que convocará a manifestaciones pacíficas.

Según el constitucionalista Aníbal Quiroga, la decisión del JNE tendrá un "efecto dominó". Como el Jurado Nacional de Elecciones encontró fallas en los estatutos del partido, su resolución vuelve al Registro de Organizaciones Políticas que no podrá aceptar al partido e informará al Jurado Electoral Especial, que en teoría debería dejarlo fuera de la carrera.

Tecnócrata formado en Estados Unidos, Guzmán, candidato del centrista Todos por el Perú, registra en las encuestas un 17% de respaldo con miras a los comicios del 10 de abril, detrás de la favorita, Keiko Fujimori (35%), hija del expresidente Alberto Fujimori, preso por crímenes de corrupción y lesa humanidad.

PUB/FHA