La acusación no es nueva - ha sido denunciado en el pasado por diarios surcoreanos o por organizaciones como Médicos sin fronteras- pero esta vez las informaciones proceden de los propios norcoreanos.
 
Testimonios directos publicados por la agencia Asia Press, con sede en Osaka, Japón, y que han sido publicados por The Sunday Times, hablan de casos dramáticos de extrema hambruna entre la población de Corea del Norte. La agencia que publica esta información asegura que la información obtenida es 100% creíble.
 
Uno de los informantes explica que un hombre ha sido ejecutado por el régimen de Pyongyang después de asesinar a sus hijos para comérselos. Otros reportes hablan de un varón que desenterró el cadáver de su nieto para comer y de otro que hirvió a su hija para ingerir su carne.
 
Según el informe publicado, el "hambre oculta" en las provincias agrícolas de Hwanghae ha matado a 10.000 personas y se teme que el canibalismo se extienda por todo el país.  
 
Estas nuevas informaciones llegan en medio de las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur acerca de las pruebas con misiles. La semana pasada Pyongyang amenazó con tomar "medidas físicas" de respuesta contra Seúl si participaba directamente en las sanciones dictadas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra el país comunista por el reciente lanzamiento de un cohete de largo alcance.
 
Las sanciones "significan una declaración de guerra contra nosotros", indicó en un comunicado divulgado por la agencia estatal KCNA el Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria norcoreano, que acusa al Sur de haber instigado la última resolución de la ONU contra el país vecino.