"La solución en Venezuela no es un levantamiento militar. Eso sería peor que lo que hoy tenemos", aseguró en una entrevista al diario español El País Capriles, excandidato presidencial, que ya advirtió recientemente sobre la posibilidad de un golpe en su país.

En Venezuela "hay unas Fuerzas Armadas divididas", afirma. "Una, la de la tropa, los soldados, que sufren las consecuencias de la crisis. Luego hay una cúpula corrupta, privilegiada, que pareciera que vive en otro país, que está comprometida con la corrupción del gobierno", agrega.

En su opinión, esto plantea "una situación sumamente peligrosa".

En un contexto de extrema crisis socioeconómica, "si hay un estallido social, ¿quién lo contiene? Las Fuerzas Armadas. ¿Y qué van a hacer las Fuerzas Armadas, matar gente o tomar el poder y decirle a Maduro que se eche a un lado porque no van a matar al pueblo?", se pregunta el líder opositor.

"Las condiciones están ahí, por eso mi insistencia en el revocatorio, es la solución a la crisis política que vive el país", añade en referencia al referendo para cuya convocatoria la oposición presentó 1,8 millones de firmas.

Para Capriles, "Maduro prefiere un golpe a un referendum revocatorio, porque un golpe lo victimizaría, le daría otra oportunidad" mientras que "el revocatorio es hasta luego, para siempre".

La oposición venezolana presiona desde hace semanas para que dicha consulta sea convocada este año, lo que permitiría realizar nuevas elecciones presidenciales en caso de que Maduro la perdiera.

Si el referendo se celebra después del 10 de enero de 2017, cuando se cumplen cuatro años del mandato, y Maduro pierde, el vicepresidente quedaría encargado para completar los dos años restantes de periodo.

Los líderes del oficialismo afirmaron recientemente que la solicitud del revocatorio fue hecha tardíamente y que por ello no podrá organizarse antes del próximo año.

 

PUB/IAM