El argentino Ibar Pérez Corradi, uno de los prófugos más buscados en la región acusado de tres asesinatos y narcotráfico en Argentina, fue capturado este domingo en la zona de la triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil, informó la policía.

"El prófugo fue trasladado inmediatamente por vía aérea a Asunción", dijo a periodistas el ministro del Interior paraguayo Francisco de Vargas.

Prófugo desde 2012, el detenido está acusado de ser el autor intelectual de los homicidios de los argentinos Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en 2011.

De 38 años, alias "Chiquito", "Peludo" o "Pelado", Pérez Corradi, un ex empleado bancario y luego empresario farmacéutico, fue señalado por expertos antidrogas como uno de los principales proveedores internacionales de efedrina con destino a Estados Unidos.

El sospechoso cayó en jurisdicción de la ciudad brasileña Foz de Yguazú, en un operativo conjunto entre autoridades paraguayas y brasileñas.

El comandante de la Policía paraguaya, comisario Críspulo Sotelo, encabezó el procedimiento, informaron portavoces de Interpol.

El ministro De Vargas dijo que Pérez Corradi deberá enfrentar cargos por falsificación de documentos de identidad y que quedará a consideración de la justicia local un pedido de extradición procedente de la Argentina.

"El juez determinará dónde guardará reclusión", indicó el secretario de Estado. En Paraguay, Pérez tiene un proceso por adulterar documentos de identidad tras comprobarse el soborno a policías locales, quienes le facilitaron cédula y pasaporte a nombre de un paraguayo que había fallecido en un accidente de tránsito en 2002.

Refugiado en Paraguay desde 2012, Pérez Corradi se movilizaba libremente por el país. Dos semanas atrás, sus abogados venían anunciando que el prófugo se entregaría bajo la condición de no ser extraditado y de no ser recluido en el sobrepoblado penal Tacumbú, de Asunción.

PUB/FHA