La policía británica confirmó que cerrará el caso de la desaparición de Madeleine McCann, ocurrida en Portugal en mayo de 2007, si la última línea de investigación que se mantiene abierta no lleva a ninguna conclusión.

El comisario jefe de Scotland Yard, Bernard Hogan-Howe, afirmó que el grupo dedicado a la búsqueda, tras la reapertura del caso en 2013, contaba con 30 efectivos, los que se han reducido a “dos o tres” agentes.

“Se ha dedicado mucho tiempo de investigación a este terrible caso”, dijo el efectivo a la cadena de radio inglesa LBC, confirmando que la policía cerrará la investigación “cuando concluya esa línea de investigación, a no ser que aparezca algo más”.

Cabe recordar que las autoridades portuguesas cerraron la investigación en 2008 ante la falta de pruebas, aunque cientos de personas se pusieron en contacto con la policía para entregar nuevas pistas sobre la desaparición de la niña.

El caso

La Desaparición de Madeleine McCann se produjo el 3 de mayo de 2007 cuando su familia se encontraba de vacaciones en un hotel de Praia da Luz, en el Algarve, Portugal y fue reportada como secuestrada de un apartamento ubicado en la zona central del lugar protegido, donde estaba alojada su familia.

La policía británica halló sangre y fluidos en el apartamento mientras la policía portuguesa seguía la información sobre posibles avistamientos.

Sin embargo, a pesar de la cantidad de supuestos avistamientos de Madeleine en Portugal y en distintos lugares del mundo, la investigación al respecto no parecía tener un contexto claro.

PUB/NL