Su dueño tuvo una gran idea para mantenerlo entretenido. Puso su iPad con un fondo de peces que se movían y el gatito intentaba atraparlos con sus pata y beber del agua que veía en la pantalla.