El autor de la caricatura combina el escándalo de emisiones tóxicas de Volkswagen con los deseos de la canciller de permanecer otros cuatro años al frente del Gobierno germano, para convencer a los lectores alemanes que la revista no conoce el respeto a las personalidades políticas.

La primera plana muestra a la mandataria alemana en una rampa de inspecciones acompañada de un mecánico de la automotriz VW que sujeta una pieza de repuesto mientras dice: “Un nuevo tubo de escape y funcionará aún cuatro años”, en alusión a las elecciones generales en el país europeo el próximo año.

Mientras, en la última página, la líder del partido populista de derechas Alternativa para Alemania (AfD), Frauke Petry, aparece con la raya del pelo hacia la izquierda, como se peinaba Hitler, y un texto en el que se puede leer: “La raya ya la tiene. ¡Ahora sólo le falta el bigotillo!”.

En páginas interiores hay más viñetas pequeñas, en las que se puede ver a la canciller en diversas situaciones, entre ellas, bailando desnuda sobre la bandera de Europa, con el texto "último bastión del mundo libre".

Tras el ataque terrorista que sufrió la publicación francesa hace casi dos años, los alemanes dieron grandes muestras de solidaridad. La revista decidió crear la edición alemana después de la gran solidaridad mostrada por sus vecinos tras el atentado.

Alemania fue el país donde más éxito tuvo el Charlie Hebdo de los sobrevivientes, un número especial después de la masacre de una docena de personas, entre ellas ocho de la redacción, en enero de 2015 en la sede de ese semanario satírico en París. El atentado fue cometido por dos hermanos yihadistas que se reivindicaron de Al qaida. En esa ocasión se vendieron 700.000 ejemplares.

 

PUB/IAM