El nuevo caza invisible chino Chengdu J-20, rápido y altamente armado, fue presentado el martes como símbolo del creciente poderío militar de Beijing.

Dos ejemplares aparecieron en el cielo matinal sobrevolando la multitud en el Salón Aeronáutico de Zhuhai (sur), tras una demostración acrobática de las fuerzas aéreas chinas. 

Los dos aviones volaron juntos y uno de ellos se elevó verticalmente en un momento dado, ante la sorprendida mirada de los espectadores, a quienes se les anunció la presentación en el último minuto.

El J-20 representa un salto cualitativo sobre la capacidad de proyección de China en Asia y le permite además recuperar su retraso respecto a Estados Unidos.

Beijing está modernizando su ejército para proteger mejor sus fronteras terrestres, pero también para reforzar sus reivindicaciones de soberanía, sobre todo en el mar de China meridional. Varios países de la región se disputan esta zona marítima, rica en hidrocarburos.

La edición 2016 del Salón de Zhuhai, la mayor de la historia, presenta nuevos vehículos blindados, sistemas de misiles antiaéreos, drones y cazas fabricados en China. 

Al evento, que se celebra cada dos años, participan 42 países y constituye una cita crucial para las firmas aeronáuticas deseosas de aprovechar el "boom" del sector aéreo chino.

China se convertirá en 2024 en el mayor mercado mundial de la aviación, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

 

PUB/AOS