Algunos con el cuerpo decorado con pintura y otros sólo con máscaras de lucha libre, mexicanos de todas las edades pedalearon 23 km en una manifestación que pasó por puntos emblemáticos de la ciudad como la estatua del Ángel de la Independencia o el Monumento a la Revolución.

"Muchos se están pintando como muestra de que nuestro cuerpo es nuestra carrocería cuando andamos en la calle, por así decirlo. El ciclista es muy vulnerable. Igual el peatón", decía Juan, un manifestante de 24 años.

Algunos de los mensajes que se podían leer en los cuerpos de los ciclistas pedían paz para México, un país acechado por la violencia del narcotráfico, pero también hubo quienes se mofaron del candidato presidencial estadounidense Donald Trump, que ha lanzado fuertes mensajes antimexicanos.

Otros ciclistas aprovecharon la ocasión para recordar los altos índices de contaminación en la megalópolis, materializados en la reciente activación de distintas alertas de contingencia ambiental, que hicieron que las autoridades tomaran distintas medidas al respecto como reducciones a la circulación o más límites a las emisiones de los vehículos.

"Nos estamos dando cuenta de que por usar el carro tanto existe la contaminación. Entonces, si usamos la bicicleta, estos índices de contaminación van a bajar", expresó Perla, otra manifestante de 26 años.

La "World Naked Bike Ride" ("Paseo Mundial en Bicicleta al Desnudo"), que también se replicó en la ciudad de Guadalajara (Jalisco, oeste), empezó a celebrarse en México en 2005.

 

PUB/IAM