La ex secretaria de Estado fue declarada triunfadora por las cadenas televisivas CNN y NBC, más de seis horas después del cierre de los locales de votación en este Estado Libre Asociado de Estados Unidos, que participa en las primarias pero no en las elecciones presidenciales.

Según resultados relativos al 22% de los locales, Clinton obtuvo 64% de los votos, contra 35% para el senador de Vermont Bernie Sanders.

La antigua jefa de la diplomacia estadounidense, de 68 años, debería superar el martes la mayoría de 2.383 delegados que le garantizarían la investidura y convertirse así en la primera mujer en disputar la presidencia por uno de los dos grandes partidos de Estados Unidos.

Seis estados, entre ellos California, votarán en las primarias del martes. Antes de los resultados de Puerto Rico a Clinton le faltaban 60 delegados para llegar a la mayoría, y el martes estarán en juego 694.

Sanders, sin embargo, discute ese método de cálculo y señala que los superdelegados, dirigentes y legisladores del partido no deben ser tenidos en cuenta en los conteos, puesto que sus votos sólo serán oficiales en la convención demócrata de Filadelfia, el 25 y el 28 de julio.

Según el senador por Vermont, si se tienen en cuenta sólo los delegados elegidos directamente en las primarias, Clinton no podrá obtener la mayoría absoluta.

"Tendré más de tres millones de sufragios de ventaja, y al cierre de los locales de votación, el martes, contaré con una mayoría significativa de delegados surgidos de las primarias", respondió Clinton el domingo en declaraciones a ABC.

"Después del martes, haré todo lo posible para tender la mano y tratar de unificar al partido Demócrata; espero que el senador Sanders haga lo mismo", dijo a la CNN.

Sanders, no obstante, continúa realizando campaña muy activamente en California.

"No olvidemos que la convención demócrata será a fines de julio. Falta mucho tiempo", afirmó el senador a CNN.

Clinton, que en junio de 2008 esperó hasta último momento para sumarse a la candidatura de Barack Obama, que la derrotó en las primarias demócratas precedentes, no espera que Sanders actúe de manera diferente.

"No le pedimos nada a Bernie Sanders. El debe tomar su propia decisión", sostuvo prudentemente John Podesta, responsable de la campaña de Hillary Clinton, en Fox News.

"Dijo que trabajaría siete días sobre siete para frenar a Donald Trump, y esperemos que lo más temprano posible cumpla su promesa y se ponga a trabajar con nosotros para que (Clinton) gane la elección en noviembre", agregó.

La esposa del ex presidente Bill Clinton pretende, sin embargo, cerrar su campaña con un triunfo altamente simbólico en California, bastión progresista y el estado más poblado del país.

 

PUB/IAM