Varios medios estadounidenses reportaron el lunes que Clinton, de 68 años, había cruzado el umbral de delegados necesario, lo que le aseguraría convertirse en la primera mujer en aspirar a la Casa Blanca con los colores de uno de los dos grandes partidos.

Se espera que los resultados en las urnas consagren una victoria de Clinton, que ahora entrará en una batalla sin precedentes contra el magnate neoyorquino Donald Trump, el virtual candidato del Partido republicano, hacia las elecciones del 8 de noviembre.

Pero la candidata por ahora no ha cantado victoria, temiendo una desmovilización de sus seguidores en las seis primarias de este martes, especialmente en California, el estado más poblado del país y donde espera robar una victoria simbólica a su rival Bernie Sanders.

Sanders, el autoproclamado "demócrata socialista", ha ignorado la victoria anunciada de Clinton, y busca un triunfo en California, insistiendo en que el candidato demócrata no será elegido hasta la convención partidaria, que se celebrará del 25 al 28 de julio en Filadelfia.

Las votaciones empezaron progresivamente desde las 10H00 GMT en Nueva Jersey, Nuevo México, Montana, Dakota del Norte y del Sur, y California. Los primeros resultados se conocerán desde las 0H00 GMT del miércoles, cuando cierren las primeras mesas, en Nueva Jersey y los Dakota.

El efecto de los reportes de medios de que Clinton cruzó el umbral de los 2.383 delegados el lunes para garantizar la candidatura demócrata era incierto entre los votantes.

"Soy todo un votante de Bernie Sanders", dijo a AFP Saul Gomez, un estudiante de UCLA. Los anuncios de que Clinton tenía los delegados suficientes para la nominación es el intento de los medios "de hacer que los votantes se retiren", apuntó.

"Cuando lo escuché, pensé 'es la maquinaria política de nuevo'", señaló Gomez.

- "Trabajo por hacer" -

Clinton, exprimera dama, exsenadora y esjefa de la diplomacia durante el primer periodo de Barack Obama, deberá pronunciar un discurso esta noche en su feudo de Nueva York, en medio, quizás, del punto más alto de su carrera hasta ahora.

Marca el resurgimiento, ocho años después de caer derrotada en el duelo por la nominación demócrata frente al entonces senador Obama, de una mujer muchas veces señalada como la candidata presidencial con mayor experiencia en años, pero manchada por escándalos que la dejan con niveles de impopularidad solo superados por Trump.

"Creo que es la más calificada" para ocupar la presidencia, dijo Meredith Brayley, una actriz de 40 años en Hollywood tras votar por Clinton. Luego de ocho años como primera dama en la Casa Blanca "ella realmente conoce el trabajo", afirmó.

Clinton ha evitado dejarse llevar por las estimaciones de los medios, llamando a sus seguidores a acudir a las urnas.

"Estamos al borde de un momento histórico, sin precedentes", dijo el lunes en Long Beach, cerca de Los Angeles. "Pero tenemos trabajo por hacer, ¿verdad?", añadió.

- "Debemos unirnos" -

Con una victoria anticipada, el portavoz de Clinton exhortó el martes por CNN a la "unidad" de los demócratas frente a Trump, incluso alabando a Sanders como un "importante vocero" para los meses por venir, mientras el senador multiplica sus actos de desafío.

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien fue la primera mujer presidente de ese cuerpo, expresó formalmente su apoyo a Clinton, invitando implícitamente a Sanders a retirarse.

"Bernie sabe mejor que nadie lo que está en juego en esta elección y que ahora debemos unirnos", dijo Pelosi a ABC.

"Basta de Sanders, hablemos de Hillary Clinton", acuñó la senadora de California Barbara Boxer.

El presidente Barack Obama también luce impaciente con la disputa interna, listo a apoyar formalmente a Clinton.

De su lado, Trump enfrenta críticas de líderes republicanos luego de sus ataques a un juez que preside un caso sobre uno de los negocios del magnate, a quien acusó de estar parcializado por sus orígenes mexicanos.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan calificó las declaraciones de Trump como una "definición de manual de un comentario racista" y algo "indefendible", pero señaló que el partido debe unirse para noviembre.

PUB/IAM