La guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) dijo hoy que no se pronunciará sobre la periodista española Salud Hernández-Mora, desaparecida desde el sábado pasado en el Catatumbo, noreste de Colombia, hasta tanto reciba la información semanal que entregan sus frentes.

La posibilidad de que Hernández, columnista del matutino El Tiempo y corresponsal del diario español El Mundo, haya sido secuestrada por el ELN es una de las que se baraja sobre su paradero, pero hasta el momento no hay ninguna confirmación de que esté en manos de ese grupo.

"Sobre doña @saludhernandezm mientras el ELN no reciba los reportes semanales de las estructuras, no se pronunciará", señaló esa guerrilla en una cuenta de Twitter en la que se pronuncia sobre sus acciones.

El ELN añadió en otros mensajes que sus frentes "no se comunican entre sí por medio de celulares" y admitió que su comunicación interna es "a lomo de mulas, lenta, personalizada, de mano a mano, pero segura y muy seria".

La última vez que lugareños vieron a la periodista, también de nacionalidad colombiana, estaba en la localidad de El Tarra, de la región del Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander (noreste), fronterizo con Venezuela, en donde desarrollaba labores periodísticas.

El Gobierno colombiano no confirma ni desmiente el secuestro de Hernández y de otros dos periodistas del canal privado RCN Televisión que desaparecieron el lunes en la misma zona, pero el jefe negociador oficial en los diálogos de paz con el ELN, Frank Pearl, pidió hoy a esa guerrilla que, en caso de tenerlos en su poder, los deje en libertad.

"Si el ELN secuestró a Salud Hernández, Diego de Pablos y Carlos Melo, debe liberarlos cuanto antes", escribió Pearl en su cuenta personal de Twitter.

A la zona viajaron hoy, por orden del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, los comandantes del Ejército, general Alberto Mejía Ferrero, y de la Policía, general Jorge Nieto, para supervisar las operaciones que se llevan a cabo para encontrar a los periodistas.

Al ser consultado por usuarios de Twitter, el grupo guerrillero añadió que "no responde a rumores ni a especulaciones generadas por militares que solo ganan la guerra en micrófonos".

Según el ELN, el Ministerio de Defensa "difunde mentiras fácilmente pues tiene acceso a los medios" y ratificó que ese grupo guerrillero "es serio y prefiere indagar".

Indicó igualmente que el Catatumbo "es zona de guerra, pues es objetivo de empresas multinacionales".

El ELN, las FARC y el Frente Libardo Mora Toro, un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerado por el Gobierno considera una banda de narcotraficantes, operan en el Catatumbo y se disputan a sangre y fuego el territorio con dos bandas criminales de origen paramilitar, el Clan Úsuga y Los Rastrojos.

PUB/SVM