La periodista española Salud Hernández, quien se encontraba en poder de la guerrilla del ELN, fue liberada este viernes en el noreste de Colombia y está "estupendamente", según anunció ella misma luego que la Iglesia confirmara su liberación.

"Estoy estupendamente; muchísimas gracias a la Iglesia católica, muchísimas gracias a todos los colegas", dijo Hernández, desaparecida el sábado en la convulsionada región del Catatumbo, fronteriza con Venezuela, en declaraciones a Caracol Televisión.

"Ha sido todo rápido, lo que pasa es que la vuelta no es rápida porque, como sabemos, las carreteras de esta Colombia rural, pues, son un desastre", agregó la comunicadora, colaboradora del diario español El Mundo y columnista del colombiano El Tiempo.

Poco antes, el arzobispo de Ocaña (noreste), Gabriel Villa, había anunciado a la misma televisora que Hernández, de 59 años, había sido entregada por la guerrilla sin especificar dónde ni cómo. "Está libre en este momento", dijo el religioso.

Sobre Diego D'Pablos y Carlos Melo, reportero y camarógrafo de la cadena local RCN, los otros dos periodistas en manos de la guerrilla ELN, Hernández anunció que "va a ser muy rápido también la liberación".

D'Pablos y Melo fueron retenidos el lunes por hombres armados no identificados en el municipio de El Tarra, cuando cubrían la noticia de la desaparición de Hernández.

"Nos dijeron que para las familias de ellos, que sepan que entre hoy y mañana estarán también en libertad", dijo la periodista, residente en Colombia desde fines de los años 1990 y quien también tiene nacionalidad colombiana.

Tras hablar con Hernández, Andrés Mompotes, subdirector de El Tiempo, dijo a la AFP que la periodista se encontraba viajando en un vehículo de la Iglesia.

"Salud fue entregada a una comisión de la Iglesia y en este momento está en un carro de la Iglesia en camino entre San Francisco y Teorama, (dos municipios del departamento de) Norte de Santander", dijo.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), que a fines de marzo anunció el próximo lanzamiento de conversaciones de paz formales con el gobierno, cuyo inicio esta condicionado a que ponga fin a la práctica del secuestro, no se atribuyó la retención de los periodistas.

El gobierno de Juan Manuel Santos responsabilizó sin embargo el jueves a esta guerrilla de tener en su poder a los comunicadores, y la propia Hernández lo corroboró, sin dar mayores detalles de lo ocurrido.

Colombia vive un conflicto armado de más de medio siglo, que ha involucrado a guerrillas, paramilitares, grupos narcotraficantes y fuerzas del Estado y deja ya 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados.

PUB/IAM