• Colombia y las Farc llegan a histórico acuerdo para el cese del fuego bilateral y definitivo

En presencia de numerosos jefes de estado y del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el jefe supremo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Timoleón Jiménez ('Timochenko'), deben firmar a mediodía en La Habana un acuerdo que traza los pasos para el cese definitivo y bilateral de las hostilidades.

Es un paso decisivo que permitirá terminar a corto plazo el conflicto bélico más antiguo de América Latina, que oficialmente ha dejado más de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

Medio siglo y más de 200 mil muertos: fin al conflicto armado más largo de América Latina

La guerrilla de las Farc marcó a sangre y fuego la historia de Colombia en los últimos 52 años, en una fallida lucha por el poder que terminará tras el alto al fuego definitivo que pactaron con el gobierno este miércoles en La Habana.

El trascendental anuncio antecede a la firma de la paz, esperada para las próximas semanas. Cinco décadas de enfrentamiento dejan varias fechas y momentos clave:

-La fundación

El 27 de mayo de 1964 es considerada la fecha fundacional de las Farc. Entonces tuvo lugar el primer combate de un grupo de campesinos, liderados por Manuel Marulanda Vélez ('Tirofijo'), que resistían la ofensiva militar en Marquetalia, centro de Colombia, considerada por el gobierno conservador de Guillermo León Valencia como una "república independiente" de influencia comunista.

- Tres procesos de paz fallidos

El primer intento de negociación de paz entre el gobierno y las Farc comenzó el 28 de marzo de 1984, cuando el presidente Belisario Betancur y la guerrilla instalaron una mesa de diálogos en medio de una tregua bilateral. Esas conversaciones fracasaron en 1987, al igual que otras dos, iniciadas en 1992 con el presidente César Gaviria; y en 1999 con el presidente Andrés Pastrana. Ese último proceso, que duró hasta 2002, fue conocido como 'Diálogos del Caguán', por la región de 42.000 km2 que el mandatario ordenó desmilitarizar en el sur del país para que la guerrilla se concentrara durante las pláticas.

- Ofensiva rebelde

Los años 1990 estuvieron marcados por una estrategia de guerra de las Farc que incluyó ataques a poblados, bases militares y cuarteles de policía. Los rebeldes también recurrieron al secuestro de civiles para el cobro de rescates. La toma de la ciudad amazónica de Mitú, en 1998, con saldo de 43 muertos y 61 secuestrados, y la masacre de Bojayá en 2002, donde murieron 119 personas en una iglesia donde se refugiaban de combates, marcaron esa época.

Pero quizá el hecho que más recuerda el mundo fue el secuestro en 2002 de la precandidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, liberada seis años después por el Ejército. Su cautiverio se convirtió en el símbolo del drama de civiles, policías y militares retenidos en Colombia, algunos de los cuales fueron rehenes hasta por 10 años.

- Reacción del gobierno

El 7 de agosto de 2002, al asumir Álvaro Uribe el gobierno con la promesa de derrotar militarmente a las Farc, la guerrilla atacó la sede presidencial, causando 21 muertos en una zona aledaña. En los ocho años del mandato de Uribe, la jefatura de la guerrilla sufrió duros golpes: tras la muerte por aparentes causas naturales del líder y fundador 'Tirofijo', falleció Raúl Reyes, el responsable internacional de la guerrilla, en una operación del ejército colombiano en Ecuador, cerca de la frontera. El descabezamiento de la guerrilla siguió en 2010, ya con Santos en la presidencia: primero murió en un bombardeo el jefe militar Jorge Briceño ('Mono Jojoy') y luego, en otra operación militar, Alfonso Cano, sucesor de 'Tirofijo'.

- Fin del enfrentamiento

Tras la escalada militar, a instancias del presidente Santos y del nuevo jefe máximo de las Farc, Timoleón Jiménez ('Timochenko'), ambas partes lanzan formalmente el 18 de octubre de 2012 en Oslo un diálogo de paz, cuya mesa se instala en La Habana en noviembre de ese mismo año, con Cuba y Noruega como garantes, y Chile y Venezuela como acompañantes.

> La firma y refrendación de la paz con las Farc no significará el fin automático del conflicto, porque todavía queda por pactar una solución con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla colombiana surgida también en 1964 bajo el influjo de la Revolución cubana.

Simultáneamente, el Estado se enfrenta a bandas del crimen organizado vinculadas con el narcotráfico que se formaron tras la desmovilización de miles de paramilitares de ultraderecha.

 

PUB/IAM