El jefe de la campaña de Hillary Clinton, John Podesta, anunció en la madrugada de este miércoles que la candidata no hablará esta noche, por considerar que el resultado de la elección es aún incierto.

"Aún están contando votos, y cada voto cuenta. No tendremos nada que decir esta noche. Entonces escúchenme: todos deberían ahora ir a casa, a dormir. Tendremos más para decir mañana", dijo Podesta en el edificio donde el equipo de Clinton preparaba una fiesta.

En la práctica, la declaración de Podesta significa que Clinton no planea admitir en lo inmediato el resultado de la elección, una tradición respetada por todos los candidatos.

Desde que los resultados mostraron la clara tendencia de una victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales, el clima en el edificio Javits Center era claramente de estupor y frustración, aunque muchos electores aguardaban la presencia de Clinton.

Podesta dijo a los electores presentes que debían saber que "sus voces y su entusiasmo significan mucho para ella, y todo el equipo. Estamos muy orgullosos de ustedes. Estamos muy orgullosos de ella. Ha hecho un trabajo fantástico, y aún no ha terminado".

 

PUB/AOS