Harry Sarfo es un hombre nacido en Alemania, que hace un año se unió a las filas del Estado Islámico. Hoy, encarcelado en una prisión de máxima seguridad en Bremen, ha condedido una entrevista al New York Times en la que desvela la existencia de un servicio secreto del Isis que creó una red de asesinos en varios países del mundo dispuestos a atentar inmediatamente.

Según explica el diario norteamericano, Sarfo se reunió en Siria con varios representantes de los servicios secretos del 'EI' que le informaron de que ya no necesitan más musulmanes europeos en Siria.

“Me dijeron que tienen un montón de hombres agazapados en diversos países para atacar a los europeos, pero que necesitaban más combatientes en Alemania y Gran Bretaña. Lo que buscan es poner en marcha ataques terroristas coordinados en diferentes países al mismo tiempo. Y me preguntaron si me importaba regresar a Alemania para esperar sus órdenes”, comenta.

Por otro lado, el New York Times, citando informes confidenciales de los servicios secretos occidentales asegura que los miembros del Califato que contactaron con Sarfo eran “agentes” que pertenecían a una unidad de inteligencia del Estado Islámico conocida en árabe como el Emni.

La unidad de inteligencia del Estado Islámico es conocida en árabe como Emni, y es una mezcla de policía interna y una rama de operaciones en el exterior. Su principal misión es exportar el terror a países del extranjero, a través de soldados reclutados de estos países. Los ojos se han centrado en este grupo secreto tras los atentados de París en noviembre. Hacía dos años que los terroristas del Isis estaban enviando terroristas al extranjero.

Esta información concuerda con la ofrecida por otros yihadistas encarcelados en Europa. Así, están describiendo la existencia de un Emni organizado en varios niveles. Estos servicios secretos islamistas estarían a las órdenes del jefe de Operaciones del Estado Islámico en Siria, Abu Muhammad al-Adnani, que también es el responsable de captación y propaganda de esta organización criminal.

Además, en un segundo plano se encontrarían diferentes tenientes con capacidad para planear ataques y que serían los encargados de gestionar, según las declaraciones de Harry Sarfo, un "servicio secreto de los asuntos europeos", un "servicio secreto para asuntos de Asia" y un "servicio secreto de los asuntos árabes".

En sus conversaciones con el servicio secreto Emni, Sarfo se dio cuenta de que lo que el Estado Islámico está planeando es tener un fichero de terroristas dispuestos a atentar en todo el mundo. “Tratan de cubrir los huecos donde no tienen soldados o son muy escasos”, confirma Harry Sarfo.

 

PUB/IAM