Dilma Rousseff fue destituida este de la presidencia de Brasil y en breve saldrá de la residencia oficial para encarar un nuevo capítulo de su historia.

Es un final trágico para la primera mujer que llegó a la presidencia de Brasil, suspendida en mayo tras ser acusada de violar las normas fiscales de Brasil.

Temer concluirá el mandato para el que fue elegida Rousseff, que vence el 1 de enero de 2019, y le cederá el poder al ganador de las elecciones que se celebrarán en octubre de 2018 y a las que ha asegurado que no pretende postularse.

Un mar de preguntas rodea la principal economía de América Latina.

- ¿Qué será de Dilma? -

Después de perder la banda presidencial, Rousseff tendrá que entregar las llaves del Palacio de Alvorada, la residencia presidencial donde estuvo prácticamente desterrada cuando fue suspendida en mayo.

Está previsto que abandone Brasilia en las próximas horas y parta rumbo a Porto Alegre (sur), donde reside su hija y nietos.

Dilma, no obstante, se salvó de una inhabilitación de ocho años, que ella misma había decretado como "una pena de muerte política". Después de un aplastante marcador de 61 a 20 para destituirla, el Senado no consiguió los votos para quitarle el derecho de ejercer cargos públicos.

De esta forma, Rousseff puede ejercer y presentarse incluso a cargos de elección popular, aunque no puede presentarse en las elecciones presidenciales de 2018, ya que fue elegida en las últimos comicios en dos veces consecutivas.

"Ellos piensan que nos vencieron, pero están engañados. Sé que todos vamos a luchar, tendremos contra ellos la más firme, incansable y enérgica oposición que un gobierno golpista puede sufrir", lanzó Rousseff, en su primer discurso después de destituida, en el que lanzó un "hasta pronto".

- ¿Cambia la línea de gobierno? -

Ya lo hizo. Desde que asumió la presidencia de forma interino, Temer, un astuto negociador político en las sombras, armó un gobierno pensando que Dilma sería destituida.

Su gabinete no tiene mujeres y está conformado por hombres blancos y conservadores. Pero tiene el aval del mercado y más importante, del Congreso, que ya aprobó la revisión de la meta fiscal --170.500 millones de reales (USD 52.500 millones al cambio actual) en 2016-- y está abierto a pasar el ajuste fiscal que fue rechazado cuando Rousseff lo presentó.

El foco del nuevo gobierno será la economía y Temer ha dicho que no le temblará el pulso para aprobar medidas impopulares, como nuevos impuestos. La política, diseñada por el ortodoxo ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, comenzó con el recorte de ministerios y el establecimiento de un techo al gasto público.

La crisis económica tiene como telón de fondo además, la caída de los precios del petróleo, el mineral de hierro y otras materias primas.

- ¿Y cómo queda la izquierda? -

La llegada de Temer al poder supone el fin de 13 años de gobiernos de izquierda en Brasil, que comenzaron con Lula en 2003.

Lula y Rousseff cambiaron la imagen de la vieja izquierda latinoamericana, combinando políticas ortodoxas y amigables con el mercado con programas sociales revolucionarios, que sacaron a millones de la pobreza e impulsaron una clase media de consumo.

Pero la crisis echó todo abajo y en medio del desempleo, la inflación y los altos intereses, creció el descontento y el rechazo al gobierno, con gigantescas manifestaciones que pedían la caída de la primera presidenta de Brasil.

Algunas protestas contra Temer han sido convocadas, pero están lejos de ser masivas.

La imagen del PT de Rousseff y Lula, así como el PMDB de Temer, se ha visto igualmente afectada por el megafraude a la estatal Petrobras.

La izquierda pasa ahora a la oposición, donde ya ha sido feroz y hará de todo para volver al poder en 2018 con Lula, si no cae antes en manos de la justicia, que lo investiga por corrupción y lo inculpó por obstrucción de la justicia.

 

 

PUB/IAM