Este sorprendete diagnóstico viene de un artículo titulado "Infecciones zombis: epidemiología, tratamiento y prevención", publicado en la última edición del BMJ, a tomar, por supuesto, como una broma.

Firmado por la epidemióloga Tara Smith, el artículo detalla con todo rigor, muchos detalles y la metodología y el lenguaje habitual de la revista, el proceso de zombificación.

El virus que desata el proceso se transmite principalmente por el mordisco de una persona infectada.

Las personas infectadas, dice Tara Smith, tienen "tendencias agresivas", un "gusto acentuado por la carne humana", "un andar renqueante", y una "propensión a gemir", sin olvidar, por supuesto, el cuerpo en descomposición.

La científica lamenta que no haya remedios eficaces para tal enfermedad -aunque separar la zona mordida ayuda-, y que la mayoría de países no están preparados para afrontar una epidemia masiva de zombis, por lo que concluye pidiendo más recursos para esta lucha urgente.

Contactada por la AFP, la revista explicó que tiene la "antigua tradición" de publicar un especial de Navidad con una historia falsa de este tipo.

"Todos los artículos de Navidad pasan por nuestro proceso de revisión colegial", precisó la BMJ.

 

 

PUB/IAM