El ex presidente de Brasil y líder del Partido de los Trabajadores, Luis Inacio Lula da Silva, interpuso un reclamo ante las Naciones Unidas este jueves por vulneración de sus derechos fundamentales. Esto, después de que el juez Sergio Moro ordenara pinchar conversaciones telefónicas entre da Silva y Dilma Rousseff. Algunas de ellas fueron filtradas en marzo pasado a la prensa local.

La justicia brasileña investiga si es que Lula da Silva aceptó sobornos de parte de la empresa petrolera estatal Petrobras, la que está implicada en una red de corrupción que ha salpicado a políticos de todo el espectro brasileño.

“Lula recurre a la ONU porque no conseguirá justicia en Brasil con el sistema inquisitorio que está en vigor”, explicó Geoffrey Robertson, el abogado que ya defendió al boxeador Mike Tyson y al activista Julian Assange, responsable de Wikileaks.

En una de las conversaciones filtradas, Rousseff y Lula da Silva hablan de la aceptación de este último de un cargo ministerial importante, y del fuero que éste le entregaría para poder evitar las investigaciones por parte de Moro.

PUB/FHA