Un fortificado estadio de Maracaná, que albergará la ceremonia inaugural de RIo 2016, aguarda el comienzo de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica.

Con unas medidas de seguridad de excepción, con militares armados y vallas de seguridad en cada esquina, se acercaban al mítico estadio los primeros espectadores, para quienes se abrieron las puertas a partir de las 16:30 hora local.

Policías, voluntarios y controles para prensa y transeúntes dominaban los aledaños. Nadie tenía permitido el acceso a varias decenas de metros del Maracaná sin sus pertinentes acreditaciones o entradas, constató un periodista de la AFP.

La ceremonia, que arrancará a las 19 horas de Chile, contará con la presencia confirmada de 37 líderes de gobiernos extranjeros, entre ellos el presidente francés François Hollande, y sus pares de Argentina, Mauricio Macri, y Paraguay, Horacio Cartes, así como el secretario de Estado estadounidense John Kerry.

A primera hora de la tarde, la leyenda del fútbol, Pelé, anunció que no encenderá finalmente el pebetero, manteniendo la incógnita hasta última hora.

PUB/SVM