El silencio invadió este viernes el 'Stade de France' antes de Francia-Suecia, partido de clasificación para el Mundial 2018, abriendo un fin de semana de homenaje a las 130 personas que murieron y las centenares que resultaron heridas en los atentados del 13 de noviembre en París.

Cerca de 80.000 personas observaron un minuto de silencio para recordar a las 130 víctimas mortales de los peores atentados perpetrados en Francia, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico.

El 13 de noviembre de 2015, cuando el equipo de Francia disputaba un amistoso contra Alemania en el 'Stade de France', tres kamikazes hicieron estallar su cinturón de explosivos en los alrededores del recinto, ubicado al norte de París.

"Hay que recordar: 130 muertos, cientos de heridos. Primero que nada por ellos pero también por todos los que sobrevivieron; es también por ellos que tenemos que recordar, y también alentar, apoyar y mostrar solidaridad", afirmó el presidente francés, François Hollande, antes del partido en el que se impuso la selección francesa por 2 a 1.

Ludovic Lefèvre, de 26 años, técnico en la industria aeronáutica, estaba allí el 13 de noviembre pasado. Tiene un recuerdo "del cambio brutal de ambiente dentro del estadio". El equipo francés disputaba un amistoso contra Alemania cuando tres kamikazes se hicieron estallar.

Mataron a Manuel Dias, un portugués de 63 años, la primera de 130 víctimas de esa noche sangrienta.

La noche del 13 de noviembre de 2015 comenzó con este primer ataque, mientras que casi en simultáneo otro comando de yihadistas disparó indiscriminadamente en las calles de París contra personas instaladas en terrazas de café y restaurantes.

Un tercer comando asesinó luego a 90 personas en la sala de espectáculos Bataclan en donde se producía el grupo de rock estadounidense Eagles of Death Metal.

Este sábado, la sala refaccionada volverá a abrir sus puertas con un concierto de Sting para "honrar a las víctimas" y "celebrar la vida". Los beneficios generados en la reapertura serán donados "Life For Paris" y "13 Novembre: Fraternité et Liberté", dos asociaciones de víctimas de los atentados.

Esta reapertura muestra que "los terroristas no ganaron", dijo a la AFP el periodista del diario francés Le Monde, Daniel Psenny que recibió un tiro en el brazo mientras ayudaba a una víctima.

El domingo, justo un año después de los ataques, las conmemoraciones comenzarán nuevamente en el estadio.

Desde allí el presidente francés, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el edil de la localidad de Saint Denis, donde está situado el campo, Didier Paillard, recorrerán todos los lugares que fueron golpeados por los ataques para inaugurar placas conmemorativas con los nombres de la víctimas.

Juntos recorrerán el mismo trayecto que siguieron los yihadistas cuando atacaron Le Carillon, Le Petit Cambodge, La Bonne Bière, Le Comptoir Voltaire y La Belle Equipe, en memoria de 39 personas asesinadas en esta zona.

Después el cortejo seguirá hasta el Bataclan, donde estarán tanto las familias de las víctimas como algunos miembros de la banda Eagles of Death Metal.

PUB/NL