La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de EEUU informó hoy que un ciudadano canadiense fue sentenciado a cinco años de libertad condicionada y a pagar una multa de 25.000 dólares por vender fósiles de huevos de dinosaurio importados ilegalmente durante una feria en Tucson, Arizona.

Junio Yang, de 37 años, quien se desempeñó como presidente de Arctic Products, Inc., con sede en Richmond, Columbia Británica, se presentó ante la juez de distrito Cindy K. Jorgenson, informó ICE en un comunicado.

Yang fue acusado en Tucson después de que agentes especiales encubiertos de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (HSI) lograran comprarle 13 fósiles de huevos de dinosaurio importados ilegalmente de China el año pasado en la Feria de Gemas, Minerales y Fósiles de Tucson.

El comunicado indica que, además de los huevos del hadrosáurido que vendía a 450 dólares cada uno, Yang también trataba de vender un fósil psitacosáurido por 15.000 dólares.

El Psittacosaurus, que significa "lagarto loro", es un género de dinosaurios más pequeños que vivieron a mediados del período Cretácico, hace aproximadamente 130 y 100 millones de años, en lo que hoy es Asia.

Yang dijo a los agentes encubiertos en la feria que el fósil psitacosáurido fue excavado en el centro de China y se remonta a más de 100 millones de años, indicó ICE.

Después de confirmar el valor científico de los especímenes con expertos en la materia, HSI incautó el fósil psitacosáurido junto con los 15 huevos de dinosaurio fosilizados.

"Estos tesoros prehistóricos pertenecen por derecho al pueblo chino", dijo en el comunicado Matthew C. Allen, agente especial a cargo de HSI en Phoenix.

"Es una vergüenza que alguien saquee especímenes como estos de otra nación simplemente para complacer a los aficionados y llenar sus propios bolsillos", agregó.

La agencia federal indicó que mostrará a la prensa este martes los fósiles de dinosaurios, indicando que son reliquias culturales, están protegidos por la República Popular de China y sacarlos de ese país sin permiso del Gobierno está en contra de la ley.

 

PUB/IAM