El presidente argentino Mauricio Macri sufrió este jueves su primera derrota legislativa luego que se aprobara la ley antidespidos impulsada por la oposición, a la que se opuso sin tapujos y cuyo veto se espera para las próximas horas.

La Cámara de Diputados aprobó la madrugada del jueves tras una sesión maratónica el proyecto que ya había sido sancionado en el Senado el 27 de abril.

La iniciativa impulsada por la oposición kirchnerista con respaldo sindical se convirtió en ley con 145 a favor, 3 en contra y 90 abstenciones.

La ley antidespidos propone declarar la emergencia ocupacional por seis meses, en los cuales un trabajador despedido sin causa puede solicitar su reincorporación inmediata o percibir doble indemnización.

De acuerdo a versiones de prensa, la abstención de los diputados de la alianza oficialista de centroderecha Cambiemos fue crucial para que se aprobara la ley, que ha centrado la atención de la opinión pública en las últimas semanas. De esta manera Macri intentaría poner punto final al debate y vetará la medida de forma inminente, en un intento por acotar el desgaste político.

La iniciativa fue impulsada por el kirchnerista Frente para la Victoria (peronismo de centroizquierda) y contó a último momento con el apoyo del Frente Renovador (peronismo centroderecha) que lidera el excandidato presidencial Sergio Massa.

El Gobierno desplegó una serie de medidas en las últimas semanas para evitar la aprobación de la norma bajo el argumento de que esa ley es "innecesaria" y a última hora del miércoles ratificó que se opondrá a la promulgación de esa herramienta legal.

"Siempre hemos sido coherentes, claros, no creemos que esta herramienta legal ayude a los trabajadores", dijo el jefe de Gabinete de Macri, Marcos Peña, sobre el proyecto.

Este supone el primer revés político a Macri tras su asunción el 10 de diciembre, luego que en marzo logró contra todo pronóstico que la mayoría opositora en el Congreso aprobara la ley para emitir un pago millonario a los 'holdouts', con quienes mantenía un litigio de 15 años en Estados Unidos.

El Congreso no podrá insistir en que el presidente de marcha atrás con el veto porque la oposición no cuenta con los dos tercios necesarios para hacerlo en la Cámara de Diputados.

La ley tiene respaldo de las cinco centrales obreras, que denuncian unos 155.000 despidos desde que Macri llegó a la presidencia, en un marco de deterioro social con un aumento de la pobreza que llega a 34,5% de la población, según un estudio de la Universidad Católica.

"Sería un grosero error político que Mauricio Macri vete esta ley, está desconociendo al sector del trabajo y a una situación generada por ellos, por los ajustes", dijo el diputado Jorge Taboada, del Frente Renovador (oposición peronista al gobierno y al kirchnerismo).

Algunos líderes sindicales advirtieron que si Macri veta la ley convocarán a una huelga general.

 

PUB/IAM