Rami Adnan nació en Alepo y actualmente reside en Finlandia, país del que también tiene la nacionalidad. Adnan lleva cuatro años con un único objetivo, que los niños de la ciudad de Alepo,  puedan disfrutar como lo que son, niños. Por ello se ha convertido en un "contrabandista de juguetes".

Según explicó en una reciente entrevista en el "Telegraph". su idea inicial era entregar alimentos y medicinas, pero su hija Yasmin de 3 años le dio varios de sus juguetes para que se los diera a los niños sirios a cambio de que su padre le comprara una muñeca nueva.

“Mi misión como voluntario empezó hace unos 5 años cuando dediqué mi vida a ayudar a los niños sirios de la forma que pudiera”, según explica en la página de crowfunding creada en GoFundMe. En esta web recauda fondos para su causa: “Comencé usando todos mis ahorros para comprar y repartir alimentos, medicinas, agua…“, cuenta.

Pero Adnan no se dedica solo a recaudar para comprar juguetes y recursos para la población siria, sino que viaja personalmente para entregar los juguetes a los más pequeños: “Ya he ido a Siria y Alepo 27 veces en los últimos cuatro años y lo hago para asegurarme de que nuestra ayuda va a los que más lo necesitan”.

El propio Adnan viaja personalmente a Siria para entregar él mismo a los niños sus juguetes. "Ya he ido a Siria y Alepo 27 veces en los últimos 4 años o así y lo hago para asegurarme de que nuestra ayuda va a los que más lo necesitan", justifica.

 

 

 

PUB/IAM