Paraguay seguía en emergencia este lunes tras las fuertes lluvias e inundaciones de los últimos días, que también afectan a Argentina, Brasil y Uruguay, dejando más de 160.000 evacuados debido al temporal causado por el fenómeno de El Niño.

Dos personas murieron este lunes al tratar de reparar daños en tendidos eléctricos en Paraguay, elevando a seis las víctimas mortales en ese país, el más afectado del Cono Sur debido a las inundaciones, con al menos 140.000 desplazados.

En Argentina "la situación está estabilizada", pero aún se reportan 20.000 evacuados, afirmó en rueda de prensa el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, al anunciarse la reactivación de un Sistema de Emergencias para la detección temprana y acción ante fenómenos naturales.

La mitad de los evacuados argentinos son de la ciudad de Concordia, de 150.000 habitantes y ubicada en una región agrícola de la provincia de Entre Ríos (centro-este).

En el peor momento de la crecida del curso fluvial que atraviesa los cuatro países -los ríos Uruguay, Paraguay, Paraná- los evacuados sumaban más de 160.000, en medio de temporales provocados por el fenómeno de El Niño, según especialistas y funcionarios.

El foco más grave de avance de las aguas se ubicó en las áreas ribereñas cercanas a Asunción, con 90.000 evacuados y otros 50.000 en el resto del país debido a la crecida del río Paraguay.

El presidente paraguayo Horacio Cartes visitó este lunes a los damnificados de las ciudades de Alberdi y Pilar, distantes a 230 y 430 km de Asunción respectivamente, a quienes alentó a soportar las alarmantes crecidas.

"Entiendo que no quieran abandonar su hogar, pero quiero que sepan que hay alternativas. Tenemos lugares en Asunción. No obstante, respetaremos su decisión", expresó el jefe de Estado a pobladores de Alberdi.

Las aguas volvieron a subir en la zona de Asunción y se encuentran a un metro de su pico histórico de 1983, cuando alcanzó nueve metros e inundó el puerto y las principales calles céntricas.

- Efectos de la deforestación -

"El proceso actual consiste en un Niño fuerte y hasta ahora se está manifestando con mucha energía en (las provincias del norte de Argentina) Misiones y Corrientes, más el este de Paraguay y sur de Brasil", dijo el experto en agro-climatología, Eduardo Sierra, a la argentina radio Colonia.

La ONG ambientalista Greenpeace consideró por su parte que "el aumento de las precipitaciones y la significativa pérdida de cobertura boscosa en Argentina, Brasil y Paraguay, que se encuentran entre los diez países con más deforestación de todo el mundo, no permitió la natural absorción del agua".

En Argentina, según la Secretaría de Ambiente, entre 2007 y 2014 se deforestaron más de dos millones de hectáreas, de las cuales 620.000 eran bosques protegidos.

Sobre el río Uruguay, el país homónimo y Argentina operan en conjunto la represa hidroeléctrica de Salto Grande, cuyo embalse suele operar como regulador.

Pero el gobernador argentino de Entre Ríos, Gustavo Bordet, advirtió que a pesar de que la situación tiende a normalizarse en Argentina, "si vuelve a llover como la semana pasada vamos a estar complicados".

- Uruguay: peores inundaciones desde 1959 -

En Uruguay, las personas desplazadas se elevaron a más de 16.000 -de los cuales 14,379 dejaron sus hogares de motu propio-, tras registrarse las peores inundaciones en el país desde el año 1959, informó este lunes el Sistema Nacional de Emergencia (Sinae).

El presidente de Sinae, Juan Andrés Roballo, indicó al Observador TV que la situación es estable y que no se esperan lluvias en los próximos tres días en la cuenca del río Uruguay, sin embargo admitió que la cifra de evacuados "puede aumentar" en las próximas horas.

Los departamentos afectados son Artigas (6.557 desplazados), Paysandú (6.649) y Salto (3.051).

Con excepción de Artigas, donde el nivel del río Cuareim ya descendió, en el resto las cotas de los ríos todavía se encuentran por encima de los niveles de seguridad, según el último relevamiento.

Los desbordes de los ríos Uruguay y Quaraí también han afectado a 40 ciudades de Brasil, en la zona oeste del sureño estado de Rio Grande do Sul, con más de 2.200 familias desalojadas, según datos recientes de la Defensa Civil.

Las inundaciones son parte de los efectos del fenómeno climático El Niño, que según la ONU se acentuaría hacia finales de año y podría mantener sus efectos hasta el tercer trimestre de 2016.

 

PUB/IAM