El número dos de la embajada de Corea del Norte en Reino Unido, que desertó recientemente y escapó a Corea del Sur, había recibido la orden de volver a su país para ser interrogado, informó este sábado la prensa estatal de Pyongyang.

Thae Yong-Ho ha recibido grandes sumas de dinero, violó a una menor y espió a favor de Corea del Sur, indicó la agencia oficial KCNA, que lo calificó como un "criminal".

El diplomático forma parte de una familia influyente y tenía fuertes vínculos con la élite del régimen. Las deserciones de diplomáticos norcoreanos, un país que tiene pocas embajadas, son muy inusuales.

Thae trabajó en la embajada durante diez años, una duración totalmente inusual en un puesto tan prestigioso. Su defección pudo verse facilitada por el hecho de que su esposa e hijos vivían con él. Una excepción puesto que los diplomáticos deben dejar en Corea del Norte a su familia, justamente para evitar cualquier fuga.

La agencia también criticó a Reino Unido por permitir que esta "escoria humana" viajara a Corea del Sur, pese a que Pyongyang había informado a Londres sobre los crímenes que había cometido y había pedido su extradición.

Al anunciar la deserción, el Ministerio de Unificación de Seúl dijo que el diplomático estaba desilusionado con el régimen y admirado por el sistema libre y democrático de Corea del Sur.

Entre los pocos casos precedentes figura la defección en 1997 del embajador norcoreano en Egipto o la de un diplomático destacado en África el año pasado.

PUB/NL