El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil emitió un fallo este martes que considera "inconstitucional" criminalizar el aborto voluntario en el primer trimestre de embarazo, la decisión fue tomada respecto a un caso en Rio de Janeiro, pero podría sentar precedente para Latinoamerica.

El tribunal hizo esta consideración al revocar la prisión preventiva contra trabajadores de una clínica en la capital brasileña, quienes fueron detenidos cuando practicaban un aborto clandestino en 2013, según informó el alto tribunal en un comunicado.

El STF tomó la decisión considerando que la criminalización del aborto "viola diversos derechos fundamentales de la mujer" y tomando en cuenta también la "proporcionalidad" del castigo.

Los argumentos de los jueces fueron que la criminalización del aborto es "incompatible con los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, que no puede ser obligada por el Estado a mantener una gestación no deseada"; atenta en su autonomía, ya que "debe conservar el derecho a de tomar sus decisiones existenciales"; es contrario al derecho a "la integridad física y psíquica de la gestante" y finalmente afecta el principio de "igualdad".

"Prácticamente ningún país democrático y desarrollado del mundo trata la interrupción de la gestación durante el primer trimestre como un crimen", enfatizó el tribunal poniendo como ejemplo a Estados Unidos, Alemania o España.

En el país de habla portuguesa, el aborto es un crimen que puede conllevar de uno a tres años de cárcel pero está despenalizado en tres casos: embarazo de un feto con malformaciones cerebrales, embarazo con riesgo de muerte para la mujer y, desde 1940, embarazo debido a una violación.

PUB/JO