El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, pidió hoy a la milicia kurda en Siria que se retire al este del río Éufrates o perderá el apoyo de EEUU.

Biden dijo en una rueda de prensa en Ankara que las fuerzas kurdas "deben irse al otro lado del río Éufrates", algo que ha demandado con insistencia Turquía.

Una coalición multiétnica encabezada por la milicia kurda YPG, con apoyo aéreo de EEUU, tomó a principios de este mes la ciudad de Manbech, situada al oeste del río, de manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"En ningún momento apoyaremos a las fuerzas kurdas si se quedan el oeste del Éufrates", destacó Biden.

Por su parte, el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, insistió en que Ankara y Washington son de la misma opinión en este punto.

"Esto está acordado con Estados Unidos: el PYD (en referencia al partido que da cobertura política a las YPG) no puede estar al oeste del Éufrates. Hemos sido muy claros en esto", dijo el mandatario turco.

Horas antes, los kurdos sirios ya dijeron que se niegan a abandonar la ribera occidental del río Éufrates como pedía Turquía, que lanzó hoy una ofensiva en territorio sirio para evitar que las milicias kurdas se hagan con el control de todo el norte de Siria.

"Son zonas kurdas, liberadas por los kurdos tras sangrientos combates con los terroristas", dijo el representante del Partido de la Unión Democrática (PYD) en Moscú, Abdesalam Alí, a la agencia oficial rusa RIA Nóvosti.

El portavoz kurdo aseguró que "Turquía penetró ilegalmente en territorio sirio y ahora quiere dictar sus condiciones", en alusión a la ofensiva con tanques, artillería y bombardeos aéreos lanzada por Ankara contra la localidad de Yarábalus, controlada por el Estado Islámico (EI).

En la rueda de prensa con Biden, el primer ministro turco pidió buscar con urgencia una solución diplomática para el conflicto en Siria y adelantó las condiciones de Ankara para apoyarla.

"Se debe garantizar la unidad territorial de Siria, no puede haber divisiones étnicas y no permitiremos absolutamente en ningún caso una entidad kurda al sur de nuestra frontera. Lo consideraríamos una amenaza a nuestra seguridad nacional", recalcó Yildirim.

Turquía ve con recelo las ganancias territoriales de las milicias kurdas en el norte de Siria -los combatientes más efectivos contra el EI- y ha repetido que no tolerará un "franja kurda" a lo largo de toda su frontera meridional.

Biden se encuentra hoy en Turquía en un intento de calmar las tensas relaciones entre ambos países, dos pesos pesados de la Otan.

Representantes turcos acusaron en las últimas semanas a Estados Unidos de no haber expresado inmediatamente su rechazo al intento de golpe de Estado del 15 de julio ni de querer cooperar en la extradición de Fethullah Gülen, al que Ankara acusa de instigarlo.

 

PUB/IAM