La Fuerza Aérea de EEUU enviará esta semana a Corea del Sur otros dos bombarderos, en una nueva demostración de fuerza ante Corea del Norte tras su quinta prueba nuclear y varios avances en materia armamentística, informaron hoy fuentes oficiales de Seúl a la agencia local Yonhap.

En esta ocasión serán dos bombarderos estratégicos subsónicos de largo alcance B-52 Stratofortress, que llegarán a la base aérea de Osan en Pyeongtaek, unos 70 kilómetros al sur de Seúl, indicó la fuente sin revelar el día exacto de la operación.

El pasado día 13 dos bombarderos supersónicos B-1B Lancer, enviados desde la base de Guam en el Pacífico la Fuerza Aérea de Estados Unidos, volaran sobre Corea del Sur como señal de advertencia al régimen de Kim Jong-un tras su reciente prueba nuclear.

Los B-52 Stratofortress podrían permanecer en la base aérea de EEUU en Corea del Sur durante varios días y presentarse ante el público el fin de semana durante un evento, declaró la fuente a Yonhap.

La presencia de más bombarderos estadounidenses en Corea del Sur podría elevar aún más la tensión en la zona después de la quinta prueba nuclear de Corea del Norte llevada a cabo el día 9.

Esta prueba generó una fuerte condena en la comunidad internacional, y posiblemente el Consejo de Seguridad la ONU imponga nuevas sanciones al régimen de Kim Jong-un.

Además, hoy Pyongyang anunció que ha probado con éxito el motor de un nuevo cohete espacial, acción criticada por Seúl al considerar que se trata de un avance en su tecnología de misiles balísticos intercontinentales.

Estados Unidos mantiene desde la Guerra de Corea (1950-53) una alianza militar con Corea del Sur por la cual se compromete a defender a su aliado en un hipotético conflicto con Corea del Norte. 

 

PUB/AOS