Taiwán ha denunciado este miércoles que China ha desplegado un sistema avanzado de misiles tierra-aire en una de las islas disputadas del Mar de China Meridional, sin dar más detalles al respecto. Unas horas antes, la cadena de televisión estadounidense Fox News había asegurado, según unas imágenes de satélite, que el despliegue consistía en dos baterías de ocho lanzadores de misiles tierra-aire y un sistema de radar en la Isla Woody, parte de la cadena de las Islas Paracelso.

El portavoz del Pentágono Bill Urban ha rechazado comentar temas relacionados con información de Inteligencia si bien ha recalcado que Washington "sigue estos asuntos muy de cerca". Funcionarios estadounidenses han confirmado la veracidad de las fotografías y han indicado que las imágenes parecen mostrar un sistema de defensa antiaérea HQ-9, que tiene un rango de 200 kilómetros y representaría una amenaza para cualquier aeronave, civil o militar.

Desde Pekín, el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, no ha confirmado ni desmentido el despliegue militar, pero ha asegurado que las instalaciones de China en el Mar de China Meridional son "limitadas" y destinadas a la "defensa". Asimismo, ha defendido que cualquier despliegue de misiles dentro de territorio chino es legítimo. "Las construcciones limitadas y necesarias de autodefensa que China ha levantado en esas aguas van en línea con el derecho de protección que contempla el derecho internacional", ha afirmado Wang en una rueda de prensa conjunta en Pekín con la ministra australiana de Exteriores, Julie Bishop.


China reclama la soberanía de la mayor parte del Mar de China Meridional. Las informaciones sobre los misiles chinos en la isla Woody se suman al incremento de tensiones en la región, que se han reactivado desde que el año pasado imágenes de satélite mostraron que China ha realizado construcciones de gran envergadura en islotes y arrecifes de las islas Spratly hasta convertirlas en auténticas islas artificiales, incluso con pistas de aviación y guarniciones militares.

Esos dos archipiélagos están en disputa entre varios países de la región. Las Paracelso están controladas por China pero Taiwán y Vietnam también reclaman su soberanía, mientras que las Spratly, más dispersas, están controladas parcialmente por China, Filipinas, Taiwán, Vietnam y Malasia, aunque Brunei también mantiene reclamaciones.

Según Fox News, los misiles chinos llegaron a la zona la semana pasada ya que las imágenes de satélite muestran que una misma playa que se encontraba vacía el 3 de febrero, albergaba estos dispositivos a partir del 14. Fuentes militares de Taiwán han confirmado a la agencia Efe estas informaciones, sobre las que el ministro chino de Exteriores dijo: "Creemos que es otro intento de algunos medios occidentales de crear nuevas historias".

Asimismo, el Ministerio de Defensa chino ha afirmado que en las "islas y arrecifes importantes" ha habido instalaciones de defensa desde hace muchos años. En declaraciones remitidas a Reuters, fuentes del departamento han insistido en que las islas Paracelso son territorio chino, por lo que el Gobierno está en su derecho de desplegar instalaciones de defensa allí. "El despliegue defensivo naval y aéreo de China en isla y arrecifes importantes ha existido desde hace muchos años", ha subrayado el departamento ministerial, que ha asegurado que las últimas informaciones de medios occidentales son "un despliegue publicitario".

 

PUB/IAM