Las últimas medidas tomada por el gobierno turco tras el intento del golpe de Estado son "contrarias" al Estado de derecho, consideró el miércoles el portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

"Casi a diario se toman nuevas medidas que son contrarias a un modo de actuación respetuoso con el Estado de derecho y que no respetan la necesidad de proporcionalidad" en la respuesta a esta situación, declaró a la prensa Steffen Seibert.

"No hay ninguna duda de que las medidas son profundamente preocupantes", agregó.

El jefe de Estado turco, Recep Tayyip Erdogan, de vuelta en Ankara por primera vez desde el golpe de Estado fallido, presidía el miércoles a mediodía una reunión del Consejo de Seguridad Nacional que debía desembocar en una "decisión importante".

Esta reunión tenía lugar mientras aumentaban las medidas de control que afectaban principalmente al ejército, la justicia, la enseñanza y los medios de comunicación.

En este sentido, el Consejo de Enseñanza Superior (YÖK) prohibió, hasta nueva orden, toda misión en el extranjero para profesores universitarios.

El YÖK también exigió que la situación de los docentes universitarios actualmente en el extranjero sea examinada y que se les inste a regresar a Turquía a la mayor brevedad, salvo "necesidad imperiosa".

Este lunes Estados Unidos, la Unión Europea y la Otan exhortaron a Turquía a respetar el estado de derecho y a no caer en una represión generalizada tras el fallido golpe de estado contra el presidente Recep Tayyip Erdogan.

"Llamamos al gobierno de Turquía a respetar las instituciones democráticas de la nación y el estado de derecho", dijo el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, luego de reunirse en Bruselas con los ministros de Relaciones Exteriores de la UE.

En una conferencia de prensa conjunta con la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini, Kerry apuntó que Estados Unidos y la Unión Europea seguirán muy de cerca los acontecimientos en Turquía.

"El estado de derecho debe ser respetado por el bien" de Turquía, había dicho previamente Mogherini.

La jefa de la diplomacia del bloque también advirtió que la introducción de la pena de muerte en Turquía terminaría con las negociaciones de adhesión a la UE.

"Ningún país puede adherir a la UE si introduce la pena de muerte", una medida evocada el domingo por Erdogan, afirmó Mogherini.

El gobierno alemán había formulado pocos minutos antes la misma advertencia a Turquía.

Alemania es el país de la Unión Europea que cuenta con la mayor comunidad turca fuera de Turquía.

El sábado, la canciller alemana Angela Merkel pidió a Erdogan respetar el "estado de derecho" en la investigación del golpe.

El secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, llamó por teléfono al presidente turco, indicó la Alianza atlántica, de la que Turquía es miembro estratégico.

"Es esencial para Turquía, como para todos los otros aliados, respetar plenamente la democracia y sus instituciones, el orden constitucional, el Estado de derecho y las libertades fundamentales", dijo Stoltenberg.

Pero el jefe de la Otan también "condenó" de nuevo la tentativa de golpe de Estado y dio "apoyo total a las instituciones democráticas turcas".

 

 

 

PUB/IAM