La ex presidenta argentina Cristina Kirchner respaldó este lunes a la Mandataria brasileña Dilma Rousseff, que atraviesa una jornada decisiva en su juicio de destitución, en una "Carta urgente para la América del Sur" en la que denuncia una estrategia contra los gobiernos populares en la región.

Kirchner (2007-2015), peronista de centroizquierda y aliada de Rousseff cuando ambas gobernaban sus respectivos países, hizo público en las redes sociales un correo electrónico que le envió el ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), a quien define como "nuestro entrañable amigo".

Al término de la carta de Lula, la ex presidenta argentina afirmó que "cualquier coincidencia (de lo que ocurre en Brasil) con lo que sucedió y está sucediendo en nuestro país no es casualidad".

"Es estrategia dura y pura, sobre la región, contra los gobiernos nacionales, populares y democráticos y sobre sus líderes políticos", escribió Kirchner.

En la larga carta a su "querida amiga", Lula le informa sobre "la gravísima situación política e institucional que vive Brasil".

Lula afirma que desde la reelección de Rousseff en 2014 los grupos de poder en la oposición "torpedearon de manera sistemática los esfuerzos del gobierno para redefinir la política económica en el sentido de resistir al creciente impacto de la crisis internacional y recuperar el crecimiento sostenible".

"Crearon un clima artificial de callejón sin salida político e institucional, con efectos profundamente dañosos sobre la vida del país", insiste Lula en su misiva en la que califica el proceso de 'impeachment' contra Rousseff como "insconstitucional y completamente arbitrario".

Kirchner consideró que "se trata de volver al pasado de pobreza y mediocridad para las grandes mayorías en beneficio del inmenso poder económico de unos pocos".

Lula junto a los fallecidos ex presidentes argentino Néstor Kirchner (2003-2007), esposo y antecesor de Cristina Kirchner, y Hugo Chávez, en Venezuela, se aliaron en la década pasada con la intención de construir una fuerza contestaria en el escenario internacional.

PUB/CF