Las autoridades sanitarias de México autorizaron hoy el consumo de marihuana con fines recreativos a cuatro ciudadanos que ganaron un amparo presentado ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La Secretaría de Salud detalló en un comunicado que la autorización permite a los cuatro amparados "sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer, transportar y consumir cannabis con fines recreativos".

En ningún caso, apuntó, los permisos "comprenden la realización de actos de comercio, suministro o cualquier otro que se refiera a la enajenación y/o distribución de marihuana".

Además, explicó que el consumo de la hierba no debe afectar a terceros, por lo que "no podrá realizarse en presencia de menores, mujeres embarazadas y, en general, en lugares públicos donde se encuentren terceros que no hayan brindado su autorización".

La autorización fue emitida por "tiempo indeterminado" por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), "en cumplimiento estricto a la sentencia dictada por la SCJN el pasado 4 de noviembre de 2015".

El presidente Enrique Peña Nieto reiteró la semana pasada que personalmente está en contra de la legalización de la marihuana y descartó que esta facilite el combate al crimen organizado, una tarea que -dijo- debe continuar "con la fuerza del Estado sin arriesgar la salud de la niñez y juventud".

Ese mismo día su Gobierno convocó a un amplio debate sobre el uso de la marihuana, a fin de definir la ruta a seguir ante el fenómeno de las drogas, después de que Peña Nieto reconociera que no es el "dueño único de la verdad".

La Cofepris reiteró hoy que "la marihuana sigue siendo una sustancia ilegal y su siembra, cultivo, cosecha, transporte, venta y suministro están prohibidas y penadas", no así la posesión de hasta cinco gramos de hierba para uso personal gracias a una reforma aprobada en 2009.

PUB/FHA