Este domingo, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que los líderes de Asia Pacífico quieren seguir adelante con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), al que se opone su sucesor, Donald Trump. 

"Nuestros socios dejaron claro que quieren seguir adelante con el TPP", aseguró Obama durante una conferencia de prensa después de reunirse con los líderes de las 21 economías de APEC en Lima. 

Obama destacó que a los países del TPP "les gustaría avanzar con Estados Unidos".

No está claro si hay algún futuro para el TPP, un acuerdo vasto y arduamente negociado bajo la administración Obama, entre 12 países, que actualmente están en diferentes etapas de ratificarlo.

Trump enfiló su artillería contra la propuesta y lo calificó como un "acuerdo terrible" que perjudicaría a Estados Unidos enviando puestos de trabajo a países con mano de obra más barata.

El acuerdo debe ratificarse en el Congreso de Estados Unidos, que permanecerá en manos de los republicanos de Trump cuando el magnate multimillonario asuma el 20 de enero. Sin Estados Unidos, no puede aplicarse en su forma actual.

Sin embargo, algunos han sugerido que Trump podría negociar una serie de cambios y, a continuación, reclamar el crédito por darle un giro al tratado.

Obama defendió la creciente integración de la economía global al final de su última visita al exterior como presidente, una cumbre comercial celebrada contra el telón de fondo del creciente sentimiento proteccionista en Estados Unidos y Europa, tanto en la victoria de Trump como en el voto británico "Brexit".

Dijo que "las ganancias históricas en la prosperidad" gracias a la globalización había sido enturbiada por una creciente brecha "entre los ricos y todos los demás".

"Es por eso que creo firmemente que uno de nuestros mayores desafíos en los próximos años en todas nuestras naciones y dentro de ellas será asegurarse de que los beneficios de la economía global son compartidos por más personas", agregó.

Y envió un mensaje a un mundo que está cada vez más preocupado por la globalización. "La respuesta es hacer el comercio correcto", dijo.

PUB / SQM