Reacciones de todo tipo provocó la muerte de Fidel Castro alrededor del mundo. Los principales líderes internacionales se manifestaron por el fallecimiento de, para bien o para mal, una de las figuras políticas más importantes e influyentes en la historia del siglo XX.

Barack Obama, el aún presidente de Estados Unidos que promocionó y restableció las relaciones entre su país y Cuba, afirmó que la historia "registrará y juzgará el inmenso impacto" de la "singular figura" que fue el fallecido líder cubano. En un comunicado divulgado por la Casa Blanca, Obama quiso extender "una mano de amistad al pueblo cubano" tras la muerte de Castro, quien falleció anoche a los 90 años.

Más tarde, y en total contraste con las declaraciones de Obama, Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, afirmó que Fidel Castro fue un "brutal dictador" que "oprimió a su propio pueblo", al afirmar que con su fallecimiento deja "un legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales".

Desde Moscú, el presidente ruso, Vladimir Putin, lamentó la muerte de "un hombre fuerte y sabio que siempre miraba con seguridad al futuro" y que fue el símbolo de "toda una época".

"La Cuba libre e independiente que creó junto a sus correligionarios se convirtió en un miembro influyente de la comunidad internacional y sirvió de ejemplo inspirador para muchos pueblos y países", señaló Putin, según informó el Kremlin.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó los avances que registró Cuba durante el Gobierno de Fidel Castro e hizo votos para que la isla "continúe avanzando en el camino de reformas y hacia una prosperidad mayor".

"En este momento de duelo nacional, ofrezco al pueblo de la isla el apoyo firme de Naciones Unidas para continuar trabajando juntos", afirmó Ban en una declaración hecha en Turkmenistán, donde está de visita oficial, y difundida por su oficina de prensa.

Y mientras el presidente sirio, Bachar al Asad, afirmó que el nombre de Fidel Castro, fallecido anoche en La Habana a los 90 años, "permanecerá por siempre en las mentes de las generaciones", el presidente de China, Xi Jinping, aseguró que Fidel Castro "vivirá eternamente", al expresar sus condolencias por el fallecimiento del líder cubano.

"El pueblo chino ha perdido a un buen y verdadero camarada", subrayó también Xi, según la cadena de televisión oficial china, CCTV.

El papa Francisco manifestó su "pesar" por el fallecimiento de Fidel Castro y, en un telegrama dirigido a su hermano Raúl difundido por el Vaticano dijo que reza por su "descanso".

"Al recibir la triste noticia del fallecimiento de su querido hermano, el excelentísimo señor Fidel Alejandro Castro Ruz, expresidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba, expreso mis sentimientos de pesar a vuestra excelencia", afirma el pontífice.

Así mismo, varios presidentes de América Latina fueron los primeros en lamentar la muerte del hombre que condujo el destino de Cuba durante casi 50 años y uno de los líderes más controvertidos del siglo XX.

El venezolano Nicolás Maduro destacó en su cuenta de la red social Twitter que a todos los revolucionarios del mundo les "toca seguir con su legado" y afirmó que Fidel y el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez "dejaron abonado el camino de la liberación de nuestros pueblos".

El mexicano Enrique Peña Nieto calificó a Castro de "referente emblemático del siglo XX" y de "gran amigo" de su país, mientras que minutos antes el ecuatoriano Rafael Correa había manifestado en la misma red social que "se fue un grande. Murió Fidel. ¡Viva Cuba! ¡Viva América Latina!".

Como un "gigante de la historia de la humanidad" calificó al líder cubano el boliviano Evo Morales, quien expresó su "profundo dolor" y, en declaraciones por teléfono al canal Telesur, enfatizó que Castro enseñó a los revolucionarios "a nunca rendirse y a levantar la voz frente a quienes tienen políticas de dominación".

El uruguayo Tabaré Vázquez lamentó "este triste acontecimiento" y transmitió sus condolencias a la familia y al pueblo cubano.

En esa misma línea, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), que recibieron apoyo de los Castro a su lucha armada y firmaron un acuerdo de paz con el Gobierno colombiano en la Habana con Cuba como garante, aseguraron que con su fallecimiento ha partido "el revolucionario más admirable del siglo XX".

Mauricio Macri, presidente de Argentina, también se sumó a las condolencias, pero de una forma más escueta. "Mis condolencias al gobierno cubano por el fallecimiento de Fidel Castro", expresó el mandatario a través de su cuenta de la red social Twitter.

PUB/FHA