Hace un poco más de una semana salió a la luz el macabro crimen de María José Coni (22) y Marina Menegazzo (21), las dos jóvenes argentinas que fueron asesinadas en la localidad ecuatoriana de Montañita y que ha conmocionado a toda Latinoamérica. 

Las circunstancias que rodean al crimen han incluso levantado polémica entre los gobiernos de Ecuador y Argentina y los padres y familiares de las jóvenes decidieron levantar una investigación paralela a la que llevan las autoridades locales. 

En ese escenario, incluso el abogado de uno de los sindicados como responsables del crimen ha emitido críticas por la forma en que se han realizado los peritajes para confirmar las identidades de las mujeres.

El representante del acusado se ha quejado de las “inconsistencias” que se han detectado en el caso e incluso ha alegado que “podría pedir la nulidad del proceso", por este motivo. 

Según la información que reproduce el diario argentino Clarín, la familia también está molesta con la forma en que se ha llevado adelante el proceso, en particular por la demora que ha tomado identificar los cuerpos. 

La madre de María José, Gladys Steffany, comentó al medio que aún desconfía que los cuerpos pertenezcan a las jóvenes, luego que el fiscal de la causa Galo Chiriboga, negara que los peritos argentinos -que viajaron especialmente a tomar las huellas de su hija y su amiga-, no hayan podido hacerlo. 

Pese a esta demora, finalmente los peritos pudieron obtener muestras de tejido para hacer una identificación a través del ADN. Las familias deberán esperar un par de días para ver si los peritos reciben la autorización para obtener las huellas, sino regresarán a Argentina para analizar las muestras obtenidas y comprobar si los cuerpos corresponden a María José y Marina. 

PUB/NL