"Intentaremos a ser lo más expeditos posible, pero no pondremos plazos artificiales", dijo el portavoz John Kirby, quien indicó que la pesquisa interna podía realizarse tras la culminación de la investigación del Departamento de Justicia, que cerró el caso sin presentar cargos contra Clinton.

"El objetivo es ser lo más transparentes posible en nuestras conclusiones y respetar nuestras obligaciones legales", señaló Kirby.

La secretaria de Justicia, Loretta Lynch, anunció el miércoles el cierre del caso de los correos electrónicos de Clinton sin presentación de cargos.

Antes, el FBI recomendó cerrar el caso al señalar que no había mérito para presentar una acusación penal contra Clinton.

Durante su gestión al frente del Departamento de Estado entre 2009 y 2013, la aspirante presidencial utilizó servidores y una casilla de correo electrónico privada para manejar asuntos oficiales.

Pese a que el anuncio quitó un gran peso de encima a la candidata, el director del FBI, James Comey, dijo que Clinton y su equipo fueron "extremadamente descuidados" en el manejo de información secreta o reservada.

Los republicanos, y en particular el candidato Donald Trump, criticaron duramente la decisión de cerrar la causa.

Comey defendió este jueves enérgicamente su decisión ante el Congreso, alegando que Clinton no violó la ley al utilizar servidores privados de correo electrónico durante su gestión.

 

PUB/IAM