El ex primer ministro François Fillon, un conservador católico que promete reformas económicas liberales, se impuso holgadamente este domingo como el candidato de la derecha francesa a las elecciones presidenciales de 2017.  

Frente a una izquierda gobernante impopular y dividida, Fillon tiene buenas posibilidades, según las encuestas, de ganar las elecciones presidenciales del próximo año tras un duelo contra la líder del ultraderechista Frente Nacional (FN) Marine Le Pen. 

Fillon, de 62 años, se alzó en la segunda vuelta de estas primarias inéditas de la derecha francesa con 67% de los votos frente a 33% para el ex primer ministro Alain Juppé, de 71 años, tras el escrutinio de más de 9.000 de las cerca de 10.000 mesas electorales.

"Francia no soportó su declive. Quiere la verdad y quiere actos", declaró Fillon ante una multitud de simpatizantes que coreaba su nombre luego de que su rival, Alain Juppé lo felicitara por su "amplia victoria”.

"La izquierda es el fracaso, la extrema derecha es la quiebra", declaró el candidato del partido de derecha Los Republicanos (LR) en una alocución retransmitida por televisión.

Fillon, quien fue el primer ministro del presidente Nicolas Sarkozy durante cinco años (2007-2012), propone un programa liberal en lo económico y muy conservador en lo social.

Promete aplicar una terapia de choque de tipo 'thatcheriana' para salvar a un país "al borde de la quiebra" con la supresión de 500.000 puestos de funcionarios y un recorte de 100.000 millones de euros al gasto público.

Católico devoto, defiende una visión tradicional de la familia y ha adoptado una línea dura contra el terrorismo yihadista, el islam y la migración que ha seducido al electorado más a la derecha en medio de una inquietud generalizada en Francia tras una oleada de atentados.

PUB/CHS